26 febrero 2014

ÉVOLE, EL MAGO


El lunes todos hablamos de lo que echaron por la tele el domingo. Como se hacía en los años 70. Como cuando había una sola tele y se le llamaba, con precisión metafísica, “El Ente”. Como cuando “Estudio estadio” hacía pasar por el ojo de una aguja al país porque la jornada de Liga había ocurrido ese mismo día y solo ellos tenían las imágenes de los goles y las jugadas polémicas.

El lunes hablamos de lo que echaron por la tele el domingo porque Jordi Évole nos atizó con un especial sobre el 23-F que obligó a quien quisiera participar en las conversaciones del día a decir que había visto su programa, a revelar si se lo creyó, a opinar qué le había parecido el programa, y a analizar sus implicaciones periodísticas, éticas y televisivas. El lunes incluso la tele tuvo que tratar sobre lo que había ocurrido el domingo en la tele.

Hace unos días antes, nos enteramos de que un señor llevaba años engañándonos como senador en el Senado, y como contertulio impartiendo lecciones de moralidad e integridad política en diferentes tertulias televisivas. Pues no pasó nada comparado con la que se lió cuando Évole nos guiñó un ojo y reveló que nos había engañado durante 40 minutos. ¿Es peor el mago que nos avisa del engaño o el timador que asegura “tener poderes”?

Quien se sienta decepcionado porque tenía a Évole en un altar, que lo baje: estar en un altar es peligroso para el que sube arriba y para quien queda abajo. Quien valore que Évole nos recordó que todo puede ser mentira, que recuerde que esa labor la realizan cada día gran cantidad de famosos, periodistas incluidos, que sin ponerse colorados dicen a cambio de dinero lo que les manden; por ejemplo, que un yogur “mejora tus defensas”. Por nuestra parte, reconozcámosle a Évole un mérito inmenso: el lunes todos hablamos de lo que echaron por la tele el domingo… ¡y no tenía nada que ver con Belén Esteban ni era nada ocurrido en un plató de Telecinco!

2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Pese a que estaba muy bien montado creo que era increible. En todo caso gran labor de TV

Tino Burón dijo...

Efectivamente fué una gran labor de televisión y una apertura de ojos o asentamiento de pies al suelo para todo el que se cree lo que nos dicen por la tele.
Personalmente me ha quedado un regusto amargo al pensar que ni tan siquiera sabré si es verdad lo que me cuenten los periodistas de verdad, los que se supone que no nos deberían engañar.
Flaco favor creo que se ha hecho a si mismo y a su futura credibilidad.