03 febrero 2014

EUROVISIÓN O RESCATE


El último informe sobre las audiencias televisivas españolas realizado por el Observatorio Nacional de Aves en Humedales y Canales de Televisión concluye con preocupación la existencia de una creciente desigualdad social en el reparto de la riqueza de espectadores entre las cadenas de nuestro país. En efecto, los datos permiten afirmar que las dos cadenas más importantes acaparan tantos espectadores como las veinte cadenas menos importantes juntas. Esta terrible injusticia social es un clarísimo factor de riesgo para la inestabilidad y las alteraciones del orden público televisivo que podrían empezar a ocurrir si se sigue ahondando la brecha entre los canales que más tienen y los que sobreviven a duras penas  con un escaso número de espectadores que les hacen atravesar el umbral de la pobreza. Telecinco y Antena 3 juntos suman más que todos los canales de pago, más todas las autonómicas, más todos los Nitros, Neoxs, Divinitys, Disneys, Xploras, Discoverys y muchas más que podríamos citar. El ONAHCT aconseja tomar medidas para corregir esta desigualdad.

Desde la sociedad se exigen soluciones. Se defiende la creación de un Organismo de Regulación y Redistribución de Espectadores que contribuya a paliar esta situación, cobrando una cuota de espectadores a Telecinco y Antena 3 que se repartiría entre las cadenas menos favorecidas. Paolo Vasile ya se ha mostrado contrario a esta medida, ha afirmado que “la televisión española nos roba” y ha amenazado con convocar un referéndum entre sus trabajadores en el que se plantee dejar de formar parte de las cadenas de nuestro país. La tensión aumenta y se han convocado los primeros escraches de los canales minoritarios en las instalaciones de los canales estrella de Mediaset y Atresmedia. La desafección por la televisión de la población más joven ha generado una crisis que las cadenas más humildes se niegan a pagar. La televisión alemana ha advertido que, de agravarse esta situación, la televisión española podría ser expulsada de Eurovisión.