03 mayo 2014

DOS CURAS Y MEDIO

¿Por qué no hay series sobre curas? Hay series sobre médicos, sobre periodistas, sobre enfermos de cáncer, sobre mafiosos, sobre alumnos de instituto, sobre oficinistas, sobre policías científicos, policías no científicos y policías de estatus epistemológico discutible. Hay series sobre políticos que son comedias, series sobre políticos que son dramas y series sobre políticos que son ciencia ficción. Hay series sobre psicópatas, grupos de amigos, gays y lesbianas, series sobre actores que actúan en series, series sobre abogados, sobre escritores, sobre escritores abogados, series sobre músicos country, series absolutamente maravillosas que cuentan la vida de una docena de habitantes de Nueva Orleans después del huracán Katrina. Hay series sobre presos, sobre gente perdida en una isla, sobre forenses, publicistas, enanos, psicoterapeutas, gente venida desde el futuro, agentes del espionaje norteamericano, presentadores de televisión, zombies y gente comida por zombies, estudiantes de física muy frikis, profesores de historia, vampiros, soldados, fumadores de marihuana, modernas familias, investigadores sobre la conducta sexual.

Pero no hay ninguna serie sobre curas. ¿Qué tiene el clero católico que no inspira a los guionistas de la HBO treinta o cuarenta capítulos intensísimos sobre un grupo fascinante de sacerdotes y monjas? ¿Dónde está el “Temple of cards” sobre las despiadadas intrigas políticas del Vaticano, la sitcom “The Creation Theory” acerca de la divertida vida de un grupo de monaguillos y estudiantes de Seminario vecinos de una ingenua monjita, “House, S.J.” sobre las andanzas de un jesuita cojo adicto a la vicodina que resuelve misterios teológicos con gran brillantez a pesar de su horrible carácter? “Los Wojtyla”, “Black is the new orange”, “Cómo conocí a vuestro dios”. Milagros, pederastia, canonizaciones, papados dobles, dogmas, alzacuellos y columnatas de Bernini. Obama reconoció ser seguidor empedernido de “Homeland”. Seguro que Francisco no se perdería un capítulo de “Dos curas y medio”.

2 comentarios:

Linotipo Percolatti dijo...

"Ay señor,señor", ¿ya no se acuerda?

alejantoraz dijo...

Después de leer este artículo la primera serie que me ha venido a la cabeza es aquella divertida serie que ya ha mencionado el comentario anterior: ¡Ay, señor, señor!
Recuerdo que me resultaba entretenida y las interpretaciones de Javier Cámara y Andrés Pajares eran más que dignas.
también recuerdo que había una serie norteamericana de un cura que se acompañaba de una monja que investigaban crímenes. Entre "Se ha escrito un crimen" y "El candor del padre Brown".

¡Yo sí me acuerdo!

Actualmente ponen en la 2 una italiana con Terence Hill a la cabeza sobre un cura que ayuda a resolver casos policiacos. Pero no he tenido el arrojo de ponerme a verla.

Estaría bien una serie actualizada, al modo de Sherlock, pero sobre los relatos del Padre Brown de Chesterton.