05 mayo 2014

LA MUERTE INESPERADA

La diferencia está en la muerte. Eso es lo que distingue a las grandes series antiguas de las grandes series modernas: la muerte inesperada, contra todas las reglas de la narrativa tradicional. El guión de “Psicosis” (Alfred Hitchcock, 1960) hizo temer un rotundo fracaso a los productores del filme debido al hecho de que la protagonista -interpretada por Janet Leigh- moría a la mitad del metraje. Los protagonistas no mueren; y menos si forman parte de los buenos; y menos si no estamos en el momento final de la serie. Los espectadores de “Psicosis” quedaron aturdidos por el apuñalamiento de Marion Crane en la ducha, pero entendieron que se hallaban ante una historia con suficiente potencia como para cambiar de protagonista a mitad de la película. Los espectadores de “Juego de Tronos” quedaron congelados por la decapitación de Ned Stark durante la T1 -y por la posterior muerte de su hijo Robb en la T3-. Los esquemas de las series clásicas han saltado por los aires, y con ellos la protección implícita que algunos personajes tenían ante la muerte. Ahora nadie está a salvo. En el próximo capítulo puede morir Tyrion Lannister.

Como murió Nicholas Brody al término de la T3 de “Homeland”. Durante la media hora que transcurrió entre el ahorcamiento de Brody y el final del capítulo, los seguidores de la mejor serie de espías nos intercambiamos wasaps apostando a qué truco de guión iban a usar los guionistas para hacer reaparecer vivo al marine. Pero no lo hubo; el cadáver de Nicholas Brody sigue colgando de una grúa en el centro de Teherán. Clásicamente el héroe estaba a punto de morir y se libraba en el último segundo. Ahora el héroe está a punto de morir y, pasado infructuosamente el último segundo, muere. La muerte inesperada es el gran recurso de los guionistas actuales; y, de hecho, series enteras tienen como principal baza la posibilidad de la muerte de los que no deberían morir: ya hemos visto morir a Lori Grimes y a Hershel Greene en “The walking dead”. Sabemos que Rick caerá en el momento narrativamente más inesperado apuñalado por Norman Bates.

2 comentarios:

Radio Itinerante Creativa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Radio Itinerante Creativa dijo...

http://www.ivoox.com/una-muerte-inesperada-antonio-rico-el-audios-mp3_rf_3085440_1.html

La versión sonora de La muerte inesperada, con fin pero sin muerte por www.laboratorioderadio.com