16 mayo 2014

PROPAGANDA ELECTORAL


Los espacios de propaganda electoral son pesados, repetitivos y surrealistas, pero por lo menos cuando nos los encontramos haciendo zapping todos sabemos qué son y por qué están ahí. Tradicionalmente, un mensaje previo nos advierte de que, en cumplimiento de la normativa vigente para los medios de comunicación de titularidad pública, se emiten estos espacios de propaganda electoral gratuitos. Así sabemos que salimos de la programación “normal”, y pasamos a una situación excepcional y transitoria que nos puede gustar más o menos, pero eso es lo que hay y el BOE así lo establece.

Los espacios de propaganda religiosa son pesados, repetitivos y surrealistas. Y, encima, cuando nos los encontramos haciendo zapping ninguno sabemos qué son ni por qué están ahí (va en serio: “Shalom” teóricamente trata sobre religión judía, pero el domingo pasado nos colocaron un descarado publirreportaje sobre el turismo en Israel).  Tradicionalmente, nunca hubo ningún mensaje previo que nos advirtiera de que, en cumplimiento de no se sabe qué normativa vigente para los medios de titularidad pública, se emiten estos espacios de propaganda religiosa gratuitos. Así que no sabemos que salimos de la programación “normal”, y pasamos a una situación excepcional (aunque habitual porque nunca falla) y transitoria (aunque se prolonga desde que se fundó TVE en tiempos del nacional catolicismo). Es algo que da igual que te guste más o menos, porque no puedes ir al BOE a mirar por qué ocurre esto, no sabes qué norma es esa, por qué es así, ni a santo de qué se hace propaganda de unas religiones sí y de otras no (¿Cuándo hubo “elecciones” a religión? ¿Qué criterio se aplica en el reparto de tiempos?).

Por cierto, ya que estos programas existen y en los de propaganda religiosa católica hablan si se tercia de marcar su casilla en la declaración de la renta, ¿por qué no dan voz a todos y dejan que expliquen su postura los cientos de grupos católicos que forman la plataforma “Redes Cristianas” para enterarnos de por qué no hay que marcar en la declaración de la renta la casilla de la Iglesia?