08 mayo 2014

¿SEGUIRÁN JUNTOS RACHEL Y ROSS?


Ayer se cumplieron diez años del final de “Friends”. ¿Qué habrá sido de ellos? Parece claro que los personajes de las series malas, ésas que nadie echa de menos cuando terminan, se esfuman en la nada catódica tan pronto se emite el último capítulo; pero los personajes de las series buenas, ésas que todo el mundo recuerda muchos años después, las que han aportado su pequeño cambio a la historia de la televisión -y, por tanto, a la historia del mundo-, tienen que continuar teniendo algún tipo de existencia al término de sus aventuras televisivas. El Dios de las Televisiones no puede ser tan injusto: si eres Mark Benford, el prota de “Flashforward”, una serie tan fallida que una serie más fallida no puede ser pensada, entonces el Dios de las Televisiones pulsará el off en el último momento y te lanzará al olvido infinito; pero si eres Rachel Greene, o Ross Geller, o Phoebe Buffay... carajo, si eres Rachel, o Ross, o Phoebe, el Dios de las Televisiones tiene que permitir que sigas viviendo en una realidad paralela no televisada.

Por eso me pregunto qué habrá sido de mis amigos. De las aventuras de Joey Tribbiani supimos durante un par de años, pero luego se interrumpió la información. De vez en cuando se rumorea que se rodará una película, o alguna miniserie, lo cual confirma que los seis neoyorquinos siguen vivos y poniendo caras. ¿Seguirán juntos Monica y Chandler? ¿Habrán adoptado más hijos? ¿Seguirán juntos Rachel y Ross? A lo mejor tuvieron una discusión fuerte, decidieron tomarse una pausa y Ross se enrolló con otra tía. ¿Se habrá cambiado de nombre Phoebe, o ahora será terapeuta energética transistémica en algún país centroamericano, o habrá triunfado en la música country? No sé... Ahora, con esto de las redes sociales, se agradecería que la NBC abriera perfiles en facebook o en twitter de los seis protagonistas de “Friends”. Yo, sin duda, les enviaría solicitudes de amistad, y cotillearía con verdadero cariño las fotos que fueran colgando y los tweets en donde comentaran qué tal les va la vida. Fuimos buenos amigos durante diez años.