02 abril 2010

MUERTE DIGNA

No, no, basta ya. Lo peor de que eliminen un programa en su tercera emisión no es que eliminen un programa en su tercera emisión, sino que eliminen un programa en su tercera emisión cuando su campaña promocional lo había presentado como el espacio definitivo de la historia de la televisión galáctica.. Todavía se mantiene en nuestra retina la postimagen de las optimistas campañas promocionales de "Fresa ácida", "La jaula", "Valientes", "Lo que diga la rubia", y tales programas ya son ex-programas yacentes en las silentes estanterías infinitas del olvido eterno (¡joder!), -"una de las mayores injusticias que existen es la diferencia entre el tiempo que pasamos vivos y el tiempo que pasamos muertos", dijo Perich, y eso que no se refería a los programas de televisión-.

Así que da mal rollo ver las promos eufóricas que Cuatro está emitiendo esta semana acerca del próximo estreno de "Justo a tiempo", un nuevo concursillo de media tarde. No se trata de ser pesimista, sino de recordar que lo único que sabemos del futuro es lo que ha ocurrido en el pasado. Basta ya, por favor. No sigan garantizando que se trata de un programa extraordinario que nos dejará henchidos de diversión y ahítos de entusiasmo. ¿No sería más razonable que en las promos apareciera Iñaqui López y mirando a la cámara dijera en un tono levemente depresivo: "Bueno... no sé... vamos a intentar hacer un nuevo concurso a ver qué tal sale... seguramente lo retirarán a la tercera o cuarta emisión... se trata de una franja horaria muy difícil en la que nueve de cada diez programas cascan nada más empezar... pero si tenemos un poco de suerte... bah, anda, qué más les da, véanlo si van a estar en casa a esa hora"? Y ya está: honradez y humildad. ¿Que "Justo a tiempo" lo peta y se consolida en su hueco parrillero? Subidón y triunfalismo. ¿Que la cosa funciona como casi siempre y "Justo a tiempo" se emite sólo durante semana y media? Pues al menos recibirá el aplauso de las asociaciones de Defensa de la Muerte Digna.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

AHÍTOS

Antonio Rico dijo...

Aaaaggghhh, qué vergüenza. Corro a corregirlo.