01 abril 2010

A MARTE ASÍ, TELECINCO

Telecinco va rumbo a Marte. Acaba la última edición de “Gran hermano”, que esta vez se llamó “Gran hermano: El reencuentro”. Y acaban con ella “Gran hermano: La casa en directo” y “Gran hermano: El debate”. El suelo se abre bajo sus pies y muestra un abismo desolador que habrá que rellenar con algo. Con algo que funcione. Por eso creo que Telecinco va rumbo a Marte con la Agencia Europea del Espacio (ESA).

Antes, cuando acababa una entrega de “GH”, preparaban el casting de la siguiente. Pero la última vez no. La última vez tuvieron tanto miedo al vacío que de un día para otro cocinaron ese “Reencuentro” que les sirvió de salvavidas hasta anteayer. Funciona esta forma que tiene Mercedes Milá de discutir y engancharse en trifulcas con los participantes, tan cercana al periodismo como lo está una discusión de vecinos por saber de quién son las pinzas de la ropa que caen al patio. Así que lo que necesita la cadena que más ediciones de “GH” ha realizado en el mundo, es una edición a lo grande, con 17 meses de encierro. Tantos como los que se estiman imprescindibles para viajar a Marte en una nave, darse una vuelta por allí, y volver.

Tras hacer al año pasado 105 días de prueba, este año la ESA quiere simular un viaje a Marte de 520 días encerrando a varios voluntarios entre cuatro paredes a ver qué tal lo llevan. Dinero tirado. Podían ahorrárselo subcontratando el experimento sociológico a la empresa que más sabe de esto en el mundo. Convivencia intensa, vigilancia permanente y monitorización exhaustiva en un entorno hostil. Lucha a muerte por controlar la nicotina disponible. Diversión asegurada sin necesidad de que el ordenador de la nave se llame HAL. La comandante Milá mandando al frío vacío sideral al primero que se ponga chulo. Para ir a Marte, la ESA sólo tendría que ver cómo organiza Telecinco “GH” y hacer justo lo contrario.

1 comentario:

Amarok dijo...

No comprendo cómo un programa como "Gran Hermano" ha tenido tanto éxito durante tanto tiempo, al principio se podía incluso comprender, era una novedad y llamaba la atención de mucha gente, pero después de tantos años no es normal que aún se siga emitiendo.

¡Qué lejos está el día en que se manden misiones tripuladas a Marte! Ya les cuesta mantener la Estación Espacial Internacional como para emprender una misión de tal magnitud...