25 abril 2010

PRECRÍTICA

Si hay que actualizarse, se actualiza uno. ¿Que ahora las cadenas en vez de estrenar programas los preestrenan? Pues, hala, en vez de críticas haremos precríticas. Todo es ponerse. Antes, cuando se quería hacer trampa con los programas para que dieran más de sí, lo que se hacía era reponerlos o hacer una emisión especial como la que hizo La 1 el viernes con “La hora de José Mota”. Ahora se hacen cosas mucho más raras. Como eso de los preestrenos, una forma de salida neutralizada en la que nos quieren ir vendiendo la moto aunque todavía no haya empezado la carrera. Pues no cuela. No hay salida neutralizada que valga. Si ellos hacen preestrenos, aquí hacemos precríticas y vaya lo uno por lo otro.

Así que el viernes por la noche, en vez de ver la tele como otras veces, estuvimos previendo la tele para hacer la precrítica de los preestrenos de la noche. La 1 preestrenó “Cántame cómo pasó”. Un casting como el de “OT”, pero vestido de seda para que no se note que en casting como el de “OT” se queda. Precrítica: un preaburrimiento con el habitual predesfile de preilusiones, preemociones, pregorgoritos, prenervios y prefrikismo mal asimilado. Quita, quita, mejor no preverlo más.

Pero, sobre todo, el viernes fue el preestreno de “Bodas cruzadas” en Cuatro. La Patricia Gaztañaga de “El diario de Patricia” precontraataca. A ver si nos aclaramos: tras el preestreno del viernes pensaban emitir un segundo preestreno al día siguiente y hoy, por fin, emitirán el estreno, aunque no lo será de todo porque las bodas que promete “Bodas cruzadas” no empezarán hasta el próximo domingo. Hay que preverlo para precreerlo. Si las parejas participantes que se pretenden casar ante las cámaras no son la España profunda, al menos sí son una España en la que cubre mucho y no se hace pie. Uf, precambio de canal. Ojalá más gente haya prehecho lo mismo. Con un poco de suerte este preprograma precutre lo preeliminan de la preparrilla antes de llegar a estrenarlo.

1 comentario:

Kotinussa dijo...

Muchas veces no entiendo bien los mecanismos de actuación de las cadenas, ni lo que pretenden. ¿Pueden ser estos preestrenos un globo sonda a ver qué tal funcionan las audiencias? ¿Pueden ser como la vuelta de prueba de las carreras de Fórmula 1, para calentar motores y eliminar los posibles fallos garrafales?