27 marzo 2011

PERRO NO COME PERRO DEL MISMO AMO



Nos reímos con Berto y Buenafuente en su sección “Los Piqueras”. Es fácil parodiar la afición de Pedro Piqueras a sustituir las noticias por la carnaza más sangrante y los sucesos más negros (“¡aterrador, espantoso, terrible, pavoroso!”). Pero la risa no debe impedirnos ver el profesional que hay detrás.

Explicaba hace unos días el director de informativos de Telecinco en un curso que el ingrediente básico del éxito en televisión es “cómo se cuentan las cosas”, que “el espacio informativo de una cadena de televisión debe ser tratado como un programa más de la parrilla, donde lo crucial, además de informar con rigor, es mantener la audiencia y el interés de la misma”, que “el formato del informativo es tan importante como el contenido”.

Estos días nos hubiera gustado ver cómo Telecinco mostraba el paso de Ana Rosa Quintana por los juzgados para declarar como imputada en el caso Mari Luz al que tantas horas dedicó la cadena. Pero no hubo suerte: se les escapó. Podían haber tratado al informativo como un programa más de la parrilla que hasta hace unos días rezumaba caso Mari Luz por los cuatro costados, pero no pudo ser. Es que ver a Ana Rosa tratada por Telecinco con la misma falta de consideración con la que ella trata a las personas de las que se alimenta su programa sería una falta de rigor, no mantendría la audiencia ni el interés de la misma. Así que lo mejor fue mantener el formato del informativo, repleto como siempre de carnaza y sucesos aterradores, espantosos, terribles y pavorosos, pero, sobre todo, con contenidos ajenos al personal que trabaja en la cadena. Es que al director de informativos de Telecinco se le olvidó decir en el curso que lo de la audiencia, el rigor, el interés y el formato es importante, pero, además, no hay que morder la mano que da de comer a la mano que te da de comer.