05 marzo 2011

RETRÁCTATE, QUE ALGO QUEDA

Esta sí que es buena. Andan todos enfadados unos con otros porque eso no se hace, eso no se dice, eso no se toca. Afean su conducta a los demás con esa seguridad que da estar convencido de que uno es el que tiene razón y los demás se equivocan. Es que lo menos que pueden hacer es retractarse. Coño, si es que apetece subirse a la ola y retractarse públicamente para participar en tan arrebatadora marea de indignación.

A ver si me explico. La cosa gira en torno a Telecinco, siempre en el centro del huracán, qué raro. Ana Rosa Quintana consiguió en su programa que Isabel García acusara a su marido de matar a la pequeña Mari Luz. Y en vez de recibir elogios recibió un montón de críticas. Ella se ofendió por que la trataran como si se fuera una persona dispuesta a todo con tal de medrar como ese ministro alemán que tuvo que dimitir por haber plagiado su tesis doctoral. Las críticas se dispararon cuando el diario “El Mundo” difundió un vídeo en el que se veía cómo (mal)trataba la reportera de AR a Isabel García y en qué estado se encontraba esta. Un Juzgado inició una investigación para ver qué había pasado. Varias asociaciones de telespectadores pusieron el grito en el cielo. Y los críticos de televisión también, claro. En “La noria” se mosquearon con uno, Ferrán Monegal, y le dieron caña criticando lo que había dicho… manipulando sus palabras. Y ahí tenemos a AR pidiendo a “El Mundo” que se retracte de decir que habían secuestrado a una demente. Y a Monegal, con más razón que un santo, pidiendo otro tanto a “La noria” por el vil montaje que hicieron con sus palabras.

Vale, pues con la fuerza moral que otorga llevar media vida criticando a Telecinco, aquí también queremos retractarnos de todo lo dicho sobre esta cadena. Queremos que nos tape la boca y que lo haga cargada de razón. Que deje de hacer la birria de tele que hace y nos obligue a retractarnos diciendo que la tele que hace no es una birria. Ya molaría.