26 abril 2011

AARG

Vamos, ustedes disculpen, a por la última polémica prefabricada de Telecinco. Esta vez Belén Salsadetodoslosplatos Esteban se ha enredado en uno de sus bucles infinitos de dignidad herida y cartera repleta con Carmen Lomana. A ver si currándonos un poco más el lenguaje que usamos entienden en Telecinco por qué hay cuarenta millones de españoles que no siguen su telebasura monotemática.

O empezó Carmen Lomana o fue primero Belén Esteban, qué más da. Nos importa un pimiento la cara que les quedó a ambas tras tanta cirugía estética, pero una de ellas abrió la boca y dijo algo sobre la otra. Aarg. Y la otra respondió. Aarg. Y la otra contestó a la respuesta. Aarg. Y los reporteros, con unas pintas a las que no prestamos atención, las siguen para que hablen más. Aarg. Ellas salen con un vestido que nos da igual cómo les sienta, pero contestan a las preguntas. Aarg. Y el peinado les quedará como les quede, pero es que vuelven a decir lo que una piensa de la otra. Aarg. Y en Telecinco se llenan programas enteros con un estilismo que nos deja indiferentes, pero que son presentados por seres como Jorge Javier Vázquez, que habla y habla (Aarg), Santi Acosta, que no calla (Aarg), o Ana Rosa Quintana, que habla y no calla (Aarg), o Paz Padilla, que no calla y habla (Aarg). Y detrás ruge la florida caterva de colaboradores de unos y otros (Aaaaarg).

Porque le transparente o no la ropa a Mila Ximénez, habla mucho. Aarg. Se le vea la ropa interior o no a Raquel Bollo, habla mucho. Aarg. Sea feo o no Kiko Eldegranhermano, habla mucho. Aarg. Tenga arrugas o no Lidia Lozano, habla mucho. Aarg. Se le vean los michelines o no a Kiko Matamoros, habla mucho. Vaya repeinado o no Maxim Huerta, habla mucho. Aarg. Se siente de forma indecorosa o no Joaquín Prat, habla mucho. Aarg. Haya o no rastro de sudor en las axilas de Lecquio, habla mucho. Conjunte bien o mal los colores Carmen Alcayde, habla mucho. Aarg. Y todos a la vez. Aarg, aarg y requeteaarg.