20 abril 2011

¿MERECE LA PENA?


El Madrid y el Barça juegan hoy la final de la Copa del Rey. Antifutboleros, abandonad toda esperanza de poder huir de un partido tan enorme como las naves extraterrestres de la serie “V”. No intentéis engañar al fútbol con el mando a distancia, como el caballero Antonius Block intentó engañar a la Muerte con una partida de ajedrez en la película “El séptimo sello”. El fútbol es más poderoso que la “energía azul” de los Visitantes, y más puntual que la Muerte. Si Anna, la líder de los Visitantes de “V”, diera hoy una rueda de prensa para informar a la humanidad de sus planes, nadie la escucharía. Si la Muerte llamara hoy a nuestra puerta, tendría que esperar a que el árbitro pite el final del partido. No es fútbol, es una final Madrid-Barça.

Como dirían los Borg de “Star Trek”, cualquier resistencia será fútil. Ríndanse. Hoy tienen las mismas oportunidades de ganar al Madrid-Barça que los asesinos de “Se ha escrito un crimen” de engañar a Jessica Fletcher. Cicerón, el sirviente del general Máximo en “Gladiator”, reconoce ante su amo que algunas veces hace lo que desea hacer, y el resto del tiempo hace lo que debe. Hoy toca hacer lo que se debe hacer. Vean el partido. El científico y escritor Alexander Hartdegen dice en la película “La máquina del tiempo” que a veces tenemos que aceptar lo que nos ocurre, y otras veces hay que luchar. Esta noche tienen que aceptar lo que les ocurre, y no luchar contra un partido digno de la atención de Homero. Pueden protestar, como protestó Sheldon en “Big Bang” cuando estaba a punto de perder el concurso de física ante el equipo formado por Leonard, Howard, Koothrappali y Leslie, pero no van conseguir nada. Silencio.

También pueden leer la “Divina Comedia” de Dante, ver el último capítulo de la segunda temporada de “V”, acompañar a Antonius en su partida de ajedrez contra la Muerte, disfrazarse de Borg, resolver crímenes con Jessica Fletcher, luchar con Máximo en el Coliseo, viajar al año 913.812 con Alexander y explicar a Sheldon qué es un sarcasmo. Pero todos creerán que lo hacen porque están demasiado nerviosos como para ver el partido en directo. Nadie les verá como militantes antifutboleros, sino como futboleros cobardes. ¿Merece la pena?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mucho Barça mucho Barça,eh eh. merece la pena,of course!