19 abril 2011

VIDA COJA DE PATOS COJOS


“Vida loca” ha resultado ser “Vida coja”. “Vida coja de patos cojos”. No de palomos cojos, -¡viva Wyoming y todo “El intermedio”!-, sino de los ánades que designan en el mundo anglosajón a los dirigentes que afrontan el período final de su mandato tras haber sido derrotados o haber anunciado su retirada. Zapatero es ahora un pato cojo. Lo fue Aznar tras anunciar que no repetiría mandato. Lo fue Bush durante los meses que transcurrieron desde su derrota ante Obama hasta el nombramiento de éste como presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

Propongo que también nos refiramos en el mundo de la televisión como “patos cojos” a las series que ya han sido canceladas por su baja audiencia pero a las que todavía les quedan algunos capítulos ya grabados por emitir. Si se acepta esta propuesta “Vida loca” sería la primera comedia nacional que sería considerada como un “pato cojo”. Los planes originales pasaban por rodar veintiséis episodios de la serie, pero tras la emisión de los ocho iniciales se decidió interrumpir el rodaje de la temporada cuando todavía quedan doce capítulos pendientes de saltar al aire. “Vida loca” ha sido una auténtica decepción: la amplia campaña de Telecinco insistiendo en la extrema calidad de la serie ya nos convenció a todos de que se avecinaba un pestiño calibre XXL, pero la verdad es que ni los más pesimistas pudimos imaginar la magnitud de la pifia.

Los presidentes “patos cojos” suelen terminar sus días según el calendario previsto y rodeados de un leve hálito de dignidad en la derrota. Le pasó a Aznar, le pasó a Bush, le va a terminar pasando a Zapatero. Las series “patos cojos”, especialmente si vivieron en Telecincolandia, tienen mucho peor pronóstico: cambios de días, horarios de madrugadas, emisones triples y cuádruples hasta agotar existencias. Y, sobre todo, mueren sin que le importe a nadie y sin abrir ningún debate sucesorio. El hueco de los patos cojos se limita a ser cubierto por viejos capítulos de viejas series, -“Rubalcaba”, “Aída”, la que sea-.