05 abril 2011

SOLUBILIDAD CRIMINAL

La solubilidad es la medida de la capacidad de una determinada sustancia para disolverse en otra, -como por ejemplo, la capacidad de la sal común para disolverse en agua o la capacidad de las series de policías de élite para disolverse en la programación de televisión-. En función de la temperatura, la presión u otras características químicas de la sustancia y el disolvente, los índices de solubilidad serán mayores o menores, y una vez superados éstos y alcanzado el nivel máximo de concentración, el soluto se precipitará al fondo de la disolución sin experimentar cambios en su estructura química. La sal común se acumulará en el vaso, y las series de policías de élite caerán al fondo de la audiencia sin ser capaces de mezclarse con ella.

La televisión actual ha alcanzado ya la concentración máxima de series de policías de élite que permite el equilibrio de fuerzas moleculares entre el disolvente y el soluto. Todos los “CSI” que en el mundo han sido, “Mentes criminales”, “Bones”, “Navy: Investigación criminal”, su spin-off “NCIS” y otros etcéteras, han convertido la mitad de la pantalla en un inmenso laboratorio sofisticado de análisis de pruebas criminales y la otra mitad en un escenario de persecuciones con helicópteros. La química es implacable: ya no hay huecos moleculares para “Chase”, la nueva serie que LaSexta estrenó el domingo. ¿Su tema? Casos policíacos de psicópatas a los que se enfrenta un equipo de policías de élite dirigidos por Annie Frost, compleja agente que aúna en ella su determinación implacable de perseguir el mal con una personalidad atormentada por terribles secretos de su pasado y de su familia. ¿Resultado? Directamente al fondo del vaso de disolución.

LaSexta publicitó “Chase” destacando la alta audiencia de su estreno en los EE.UU., pero ocultando que la NBC ya la ha cancelado sin esperar siquiera al final de su primera temporada. No tiene culpa la serie, sino la saturación de la televisión en la que pretende disolverse y la falta de conocimientos de química de los programadores.