04 abril 2011

JAPÓN

Pero, hombre, ¿a quién se le ha ocurrido que éste es el mejor momento para emitir en nuestro país “The Pacific”? ¿Es que nadie en Antena 3 se ha dado cuenta de la desafortunadísima inoportunidad que supone esta decisión? “The Pacific” es una serie bélica de la HBO brutalmente magnífica, rodada con una calidad nunca vista heredera de la inolvidable “Hermanos de sangre” y de la renovación del cine bélico que supuso “Salvar al soldado Ryan”. Su estreno en Estados Unidos tuvo lugar hace un año. La producción roza permanentemente la perfección; sería fácil entregarse a la trama argumental de “The Pacific” si no fuera por un detalle circunstancial en el que Antena 3 parece que no ha caído: la serie trata sobre la campaña que enfrentó a EE.UU. y Japón durante la Segunda Guerra Mundial contada desde el punto de vista norteamericano. Es decir, la serie narra las memorias de dos combatientes estadounidenses en el Océano Pacífico y su participación en batallas importantes como Iwo Jima o Okinawa contra el ejército japonés.

¿De verdad éste es el mejor momento para programar una serie hiperrealista llena de ataques contra japoneses, japoneses muertos y nobles valientes occidentales que consiguen tal grado disparando contra japoneses? Los medios de comunicación llevan semanas alabando de forma entusiasta al pueblo japonés por el espíritu de sacrificio desde el que han afrontado sus catástrofes sísmicas y nucleares; ese mismo espíritu es visto en “The Pacific” como un rasgo que convierte al ejército japonés en un enemigo especialmente diabólico y detestable. Se hace difícil entrar al juego de “nosotros y ellos”, de “buenos y malos”, que la serie ofrece cuando todavía gotean a diario nuevas imágenes de las inundaciones del agua negra y testimonios de la gloria de los héroes de Fukushima. Sabemos que los periodistas aprenden pronto a evitar que la realidad les estropee una noticia importante. No sabemos si los programadores de televisión aprenden a evitar que la realidad les estropee una buena serie de ficción histórica.