25 octubre 2013

SEGURIDAD NACIONAL


Algún ministerio ha de tener entre sus competencias impedir que Ana Obregón viaje a Afganistán para rodar la versión española de “Homeland”. No es una broma: un periódico de tirada nacional ha publicado unas declaraciones de la protagonista de “Ana y los siete” en las que afirma que se trasladará próximamente a la república islámica para grabar algo parecido a la serie de Showtime. “Homeland” es la ficción televisiva actual más interesante desde un punto de vista político: sin el menor reparo, como sólo los norteamericanos hacen, fabula sobre atentados yihadistas en suelo yanqui, corrupciones en las más altas esferas del poder, vicepresidentes y directores de agencias de inteligencia involucrados en terrorismo de Estado. Justamente por su ambición de ocuparse de la más alta política, un “Homeland” español protagonizado por Ana Obregón es un asunto de seguridad nacional que tendrá que estar previsto en algún protocolo de emergencia.

¿El Ministerio de Defensa o el de Asuntos Exteriores? ¿Replegamos nuestras tropas en Qala-i-Naw para enviar a continuación a Ana? ¿El Ministerio de Interior? ¿Alguien ha previsto lo que puede pasar cuando se emita aquí “Patria” y la peña vea la interpretación de Obregón haciendo de espía bipolar? ¿El Ministerio de Justicia? ¿Es justo que el mejor personaje femenino de la última década vaya a ser remakeado en España por la peor actriz de la penúltima década -es que en la última no hizo nada-? Seguro que con algo de tiempo encontraría motivos por los que el affaire Obregón debería movilizar al Ministerio de Agricultura, al de Hacienda, al de Presidencia. ¿Soy el único que ve una conexión entre el desprecio a la Filosofía que el Ministro de Educación practica en la LOMCE y el auge de caricaturas ridículas como la que presagia este proyecto?

Algún poder del Estado debe hacer algo ante semejante despropósito. Quizá ya sea tarde para impedir que Ana Obregón se ocupe del papel de Carrie Mathison. Pero no por ello hay que dejar de intervenir. A lo mejor impedimos al menos que Ramón García interprete a Nicholas Brody.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues curiosamente, lo que yo interpreté era que ella iba a hacer el papel equivalente a Brody...

Por otra parte, no creo que se llamase "Patria": podría haber problemas por un libro y un par de películas con igual nombre.