21 octubre 2013

ESPAÑA, CAPITAL ULÁN BATOR


Para elaborar una lista de agravios con la querer independizarse de Televisión Española basta un reportaje de tres minutos en “España en comunidad” (mañana de los sábados en La 2). Las diferentes comunidades autónomas elaboran los pequeños reportajes con los que se compone el mosaico que forma un programa que sería estupendo si no fuera porque en él colaboran personas que o no estudiaron o no entendieron lo que se enseña en bachillerato.

El reportaje enviado por Madrid sobre un “Foro de ciencias ocultas” hace descarada publicidad de un gremio de timadores en una cadena que ni debería hacer publicidad ni debería dar cancha a los estafadores. Ya por el hecho de divulgar las “ciencias ocultas” los propios embaucadores debían enfadarse porque con tanta difusión no hay manera de mantener ocultas sus ciencias de pacotilla, más difundidas (manda huevos) que las ciencias que sí son realmente ciencias y que vamos a tener que empezar a llamar “ciencias recortadas”, “ciencias despresupuestadas” o “me cago en la madre de quienes nos hacen vivir en el país de las ciencias ninguneadas”. Apetece independizarse de una televisión española que usa nuestros impuestos para meternos en casa a una sabia “Canalizadora de piedras y cristales” (“La persona saca siete piedras eligiéndolas solo con el corazón, y eso me muestra a mi lo que está en su interior, cómo fluye, cómo vive ella por dentro”), al orador mister Poquito (“Ha habido un poquito de bajón pero es normal porque no hay dinero, entonces la gente pues un poquito tiene que mirar sus cosas principales y entonces pues claro estas cosas las dejan un poquito más pues para otro momento”) y a una organizadora del tema del Foro que no sabemos qué tema de sillón ocupa en el tema de la Real Academia (“Están preocupando curiosamente el tema de amor, no el amor hombre mujer, sino el amor en general, el amor familiar; o sea, lo que es, es directo para ellos. Y luego el tema trabajo es fundamental, sobre todo preguntan muchísimo por el tema del trabajo de los hijos”).

Si esta es la oferta de TVE para vivir en comunidad, yo me las piro a Ulán Bator.