04 octubre 2013

PROSTITUCIÓN EN LA IGLESIA

Cuando el cristianismo se hace religión oficial de Imperio Romano empieza a amasar un gran poder y se convierte en una de las fuerzas que definen la cultura, el gobierno y la vida en Europa. La Iglesia prohíbe el sexo fuera del matrimonio, pero lo ve como un mal necesario que puede justificar un par de excepciones. Los padres de la Iglesia dan con una excusa para permitir la prostitución diciendo que está mal, pero las prostitutas son necesarias. La Iglesia permite y promueve la prostitución, crea y dirige prostíbulos eclesiásticos por toda Europa cuyos ingresos son esenciales en el crecimiento de la Iglesia.

13TV, la cadena privada de los obispos españoles, debería crear un piadoso Índice de Programas Prohibidos que sustituyera al otrora eficaz Índice de Libros Prohibidos. Esto les permitiría incluir en él la lujuriosa serie “Así nos cambió el sexo” (Canal Historia), que esta semana incluyó el pecaminoso apartado “Burdeles eclesiásticos”: ¡imaginen la mezcolanza de imágenes santas de curas, obispos, monjas y papas (incluidos Juan Pablo II y Benedicto XVI) con lascivas escenas de prostíbulos y actos lujuriosos!

Cuánta maledicencia: El obispo de Winchester alquila habitaciones a las prostitutas. El Gran Consejo de Venecia declara la prostitución como imprescindible para el mundo, de hecho la reina Juana de Nápoles abre sin problema un burdel al lado de la residencia papal y le da al convento local su control. En el Renacimiento, el papa Sixto grava la prostitución. El papa Alejandro alquila habitaciones en burdeles para las prostitutas. La Iglesia desarrolla artimañas para quedarse con el dinero sin comprometer sus creencias. Es más, la Iglesia monopoliza y controla un mercado muy lucrativo prohibiendo las prostitutas autónomas y callejeras que no trabajen para ella. Para ella y con ella: clero, obispos y papas son el 20% de la clientela. Tras mil años de compenetración con las prostitutas, la cosa cambia porque en el s. XVI la Reforma protestante denuncia los lujuriosos negocios de la Iglesia, así, la prostitución vuelve a estar mal vista.

Pero por Dios, 13TV, ¿no ves que encima son protestantes?