28 octubre 2013

"EFECTO VAQUERIZO"

Si lo comparas con Mario Vaquerizo, todo es maravilloso. Ése es el verdadero motivo por el que esta anomalía epigenética está teniendo el éxito que está teniendo en la televisión nacional. "Alaska y Mario", "Increíbles: el gran desafío", "El hormiguero". No es que las aventuras de Mario y la JuamPe tengan per se el menor interés, pero la inclusión del reality de los iconos del pop facha -perdón por la redundancia- en la MTV consigue, por contraste, aumentar la calidad que parecen tener los realities de madres solteras de dieciséis años enganchadas al crack que se enfrentan a la durísima elección del tatuaje con el que rellenarán el cacho de nalga que les queda libre. En "Increíbles: el gran desafío", la presencia de Vaquerizo en el jurado provocaba un efecto mutante en el resto de componentes: Santiago Segura se volvía Neil Patrick Harris, Chenoa alcanzaba la presencia de Liza Minelli, Marron parecía haberse vuelto una mezcla quimérica de Sammy Davis Jr y Donald O’Connor. Todos sabemos el verdadero motivo por el que Pablo Motos ha contado con Mario en la actual temporada de "El hormiguero": a su lado, el presentador consigue el carisma de Wyoming y su guitarra supera el de Buenafuente.

Y la última prueba de este "efecto Vaquerizo" tuvo lugar durante la primera gala del nuevo "Tu cara me suena". Buena parte del programa la seguí maravillado por el hecho de que Ángel Llácer no me estaba pareciendo insoportable. Los lectores habituales de esta columna saben que eso desafía alguno de los fundamentos más básicos de mi visión de la vida, el universo y todo lo demás. Temí tener que enfrentarme a la dolorosísima tarea de replantearme todo en lo que creo, hasta que descubrí qué era lo que estaba pasando: a pocos metros de Llácer se encontraba el líder de las "Nancys Rubias", y un agujero negro como éste era capaz de absorber incluso la luz tóxica del... del... ¿showman catalán? Sin Mario la vida sería mejor, pero nos parecería peor. Con él la vida es mucho peor, pero se vuelve maravillosa.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece totalmente prescindible e irrelevante el adjetivo catalán despues de showman. Una, que es muy sensible.

Anónimo dijo...

Hombre, considerando que, si Ángel Llácer intencionadamente exagerara solo un poquito más de lo que intencionadamente exagera su acento catalán para tener carisma, tendría que entrenar la técnica de tragasables para que no se le desencajara la mandíbula, creo que asociar el gentilicio catalán a su calificación de "showman" no es del todo descabellado.

Anónimo dijo...

Pues no se yo si una manera de mejorar el carisma ante el pueblo español es precisamente exagerar su acento catalán, vamos que no creo que lo haga aposta...

Unknown dijo...

Tendrias que ver al Vaquerizo en Ilustres ignorantes. Creo que de los programas que mas me rei de ilustres