19 enero 2014

LOS PROVIDA Y LOS VIRUS


Va rápido: los documentales de sobremesa de La 2 son satánicos. Salen animales y plantas a porrillo, pero no las asociaciones provida. Para ser bien, no solo deberían verse seres vivos haciendo cosas raras, sino también asociaciones provida defendiéndolos. Así se divulgaría su importante labor en defensa de la vida.

Visto lo bien que el ministro de Hacienda limpió la Agencia Tributaria porque “estaba llena de socialistas”, el ministro de Información y Turismo debería exorcizar el Ente de RTVE porque está lleno de satánicos y abortistas. Que se marchen a esas cadenas de documentales que, ya fuera de su jurisdicción y tutela, pecan ofreciendo una visión materialista y atea de la naturaleza, en vez de como manifestación del poder de Dios.

No mostrar en la tele, como se está haciendo, las actividades en defensa de la vida de las asociaciones provida es una burda forma de manipulación. Los provida se proclaman nobles defensoras de la vida y, como tales, la defienden en todas sus versiones: animal o vegetal, marina o terrestre, unicelular o pluricelular, procariota o eucariota. Todo es vida y, como tal, debe ser protegida. Por coherencia con este principio sacrosanto, se han vuelto autótrofos: no comen a otros seres vivos y se alimentan realizando la fotosíntesis. Tampoco toman antibióticos que maten a los microbios, y soportan las infecciones que el Señor les envía diciendo: “Hágase en mí Su Voluntad”. Por lo mismo, no toman yogur ni cerveza, repletos de bacterias y levaduras. Y solo beben agua destilada de lluvia. Lo que no tienen muy claro, los pobres, es qué hacer con los virus.

Los documentales de La 2 deberían mostrar estas hermosas cosas para que la gente no pensara que las asociaciones provida se llaman así solo como una forma de engaño y manipulación que no quiere revelar que lo que defienden no responde a criterios biológicos o médicos, sino a mal disimulados principios religiosos y morales. Y así, la tele, como la Tierra toda, glorificaría al Creador como está escrito. Está escrito.