02 enero 2014

URI "TIMADOR" GELLER


Las numerosas precelebraciones prefindeaño no son una forma ingeniosa y rompedora de escapar de las pesadas celebraciones de fin de año, sino la mejor manera de hacerlas aún más repetitivas y cansinas. Los telediarios despiden el año dedicando la mitad de su tiempo a prefiestas, precampanadas y preúvas. Una pesadez. Neox lo remata emitiendo desde hace tres años un especial “Feliz Año Neox” el 30 de diciembre. Los índices de audiencia ya le dieron a su última entrega donde más duele. Aquí vamos a centrarnos en lo peor de este programa, peor que el histrionismo egocéntrico de Mario Vaquerizo, peor que la transformación de El Hombre de Negro en un telepredicador cruce entre Paulo Coelho y Ana Rosa Quintana, peor incluso que las actuaciones de los humoristas Abraham Mateo y Why5 presentadas como si fueran músicos: ¡la presencia en carne mortal de Uri “Timador” Geller!

“Timador” Geller volvió con el mismo truco de la dichosa cuchara. ¿A qué se debe su fijación con la cubertería? Fácil: mago aficionado hace este truco y cien más, pero este no da para más. Si le sacas de ahí, le hundes. El charlatán también jugó, como en el “Directísimo” de 1975, con la trampa de que sus numeritos eran tan difíciles que no tal vez no salieran. Lo de siempre: si no sale, ya avisé; si sale, tengo poderes. También volvió con el cuento ese de que podía apagar bombillas y parar relojes (incluido el de la Puerta del Sol) con su mente. Sí, claro, con su mente, con su morro y con un simple cálculo matemático: en un conjunto de millones de relojes y bombillas hay inevitablemente cada minuto cientos de bajas de las que él se apropia. Menos mal que el reloj la Puerta del Sol fue bien; si no, cualquiera le aguanta después. Igual, hasta intenta resucitar su apagada carrera para escapar del circuito de programas de relleno en cadenas de segunda en el que ahora sobrevive. Un titán capaz de abastecer de energía al mundo gracias al poder de su mente que subsiste haciendo chorradas con Vaquerizo. Pobre “Timador” Geller. Solo le faltaba tener que ponerse a trabajar.

1 comentario:

Amarok dijo...

Hace más de cuarenta años que se demostró el fraude, pero da la impresión de que los de Antena 3 no se han enterado. Pues nada, "El Hormiguero" se va a la lista negra de programas a evitar.

Quizás habría que tener cuidado con llamar "timador" a Uri Geller, ya que este timador (vaya, se me ha escapado...) tiene cierta tendencia a denunciar a los que dudan de sus poderes.

(PD: yo también estaba preparando un artículo sobre este tema, pero os habéis adelantado; bueno, a ver si lo publico en breves y sirve para aportar algo)