23 enero 2014

EL APOCALIPSIS FUE AYER


La tecnología no nos hará peores. La política y la economía al servicio de las grandes corporaciones se bastan para construir un mundo peor. Las distopías futuristas recurren a la tecnología para imaginar mundos opresivos y tiránicos porque está extendida la bobalicona idea de que la tecnología pervierte al hombre bueno por naturaleza, a la mujer buena por naturaleza y a la naturaleza buena por naturaleza. Abundan los relatos en los que se recurre a sofisticadas tecnologías que pervierten el mundo implantando el mal y multiplicando la injusticia. Son paparruchas que no ven lo que ya tenemos aquí.

El lunes por la noche, Discovery Max estrenó dos series documentales de divulgación científica y tecnológica. Primero “Descubriendo el mañana con Stephen Hawking”, después “Bienvenido al futuro”. Ambos coincidieron en abordar la interfaz cerebro-ordenador, algo que marcará los próximos años y que en algunos casos es ya una realidad (ahí están los implantes cocleares para la audición). El primero fue más descriptivo y prudente. El segundo buscó la espectacularidad, así que junto a científicos e ingenieros de verdad, contó con un “ético global” y un “futurista global”. Ejem. La posibilidad de utilizar implantes tecnológicos para mejorar el aprendizaje, la memoria, la inteligencia y la capacidad sensorial sirvió a estos “especialistas” para ponerse apocalípticos: los niños “normales” competirán con otros “mejorados”, los adinerados consolidarán su poder y su opulencia creando una clase emergente de élite intelectual, y habrá una carrera armamentística global para obtener la supremacía cognitiva.

Pamplinas, si lo comparamos con los informativos del día: la brecha entre ricos y pobres es ya un acantilado, y en España mete miedo. Los más ricos ya son dueños de los más inteligentes, así que prefieren los implantes de silicona, los anabolizantes y la viagra a tener que ser tan “terriblemente inteligentes” como son los Alfa-Más del mundo feliz de Aldous Huxley. ¿Supremacía cognitiva? No me fastidies, ¿para qué hace falta eso cuando haces shopping?

1 comentario:

Amarok dijo...

Habrá que echarles un vistazo a esas series.

PD: oye, eso de "futurista global" suena bien; ¿qué hay que estudiar para convertirse en uno?