03 septiembre 2014

"BIG BANG" NO JUEGA A LOS DADOS

La gran pregunta no es por qué Jim Parsons (Sheldon Cooper), Johnny Galecki (Leonard Hofstadter) y Kaley Cuoco (Penny) ganarán un millón de dólares por cada capítulo de la nueva temporada de “Big Bang” (lo que los productores privados de “Big Bang” hagan con su dinero privado y con su serie privada es cosa suya). La gran pregunta no es por qué el gran Simon Helberg (Howard Wolowitz) no gana también un millón de dólares (Iniesta no gana tanto como Messi, y Alfred Wallace es mucho menos conocido que Charles Darwin). La gran pregunta es por qué los guionistas de “Big Bang” no ganan más que Sheldon, Leonard y Penny juntos.

Ya sabemos que los personajes de “Big Bang” serán interpretados en la octava temporada con la misma gracia y precisión que en las siete anteriores. El éxito de la nueva temporada, pues, no dependerá de que Parsons, Galecki y compañía estén en forma, sino de que los guionistas acierten con los chistes y consigan que la serie avance sin que pierda frescura. No lo tendrán fácil. Terencio decía que la vejez en sí misma es una enfermedad, así que es posible que el paso de las temporadas haya enfermado de rigidez y previsibilidad a una de nuestras series favoritas. Pero Séneca escribió en “Sobre la vejez” que nadie es tan viejo que no piense que todavía podrá vivir un año más. O una temporada más. Indiana Jones pensó que podía vivir una aventura más, y ya sabemos lo que ocurrió con la calavera de cristal. “Perdidos” se creyó inmortal, y tuvo una mala muerte. Los guionistas de “Prison Break” leyeron a Séneca, y todos sufrimos las consecuencias. Pero yo confío en los guionistas de “Big Bang” y, sobre todo, confío en que los productores privados de la serie privada hayan aprendido la lección y, si han aceptado pagar un millón de dólares privados por capítulo a Parsons, Galecki y Cuoco, es porque están seguros de poder recuperarlos. El capitalismo, como Dios, no juega a los dados.

Y volviendo a la primera pregunta, Alfredo Di Stéfano decía que nadie es tan  bueno como todos juntos.