26 septiembre 2014

INDEPENDENCIA, YA


Las noticias sobre la independencia de Cataluña me han hecho un ferviente defensor de la independencia de las noticias sobre Cataluña. Es decir, apoyo con auténtica pasión que las noticias sobre Artur Mas, el PSC, la V, la Ley de Consultas, el recurso contra la Ley de Consultas, las protestas contra el recurso contra la Ley de Consultas, Jordi Pujol, los hijos de Jordi Pujol, las novias de los hijos de Jordi Pujol, el nueve de noviembre como siempre sin tarjeta, Unió Democràtica de Catalunya y Convergéncia Democràtica de Catalunya se separen del resto del telediario y pasen a convertirse en un nuevo programa de televisión independiente dentro de la Unión Europea. Ya mismo. Igual que en su día se independizaron de los informativos las secciones de deportes y de información meteorológica. Ambas empezaron siendo regiones de los telediarios con un claro hecho diferencial, después gozaron de un importante estatuto de autonomía. Y en la actualidad son programas independientes que se manejan en un plano de igualdad con el resto del informativo.

Pues con la información sobre Cataluña lo mismo. Independencia. El telediario y el resto de la programación deberían reconocer al nuevo programa, que gozaría de una cabecera y unas cortinillas propias, una sintonía propia, unos presentadores propios. Se emitirá desde un plató propio. Los informativos normales perderían toda competencia para informar sobre el desafío independentista y tendrían que limitarse a hablar del Évola, de Ucrania y de Gallardón. Para dar justa satisfacción a los anhelos identitarios de la audiencia, el nuevo informativo se emitiría completamente desligado del telediario general, a otra hora muy alejada, preferentemente de madrugada tempranita. De esta forma también se equilibraría la balanza informativa entre Cataluña y el Estado español. Independencia de las noticias sobre Cataluña, ya. O, al menos, que se convoque una consulta para que los espectadores ejerzamos nuestro derecho a decidir.