07 septiembre 2014

HATEWATCHER

Soy un hatewatcher. Hasta ahora pensaba que era gilipollas pero resulta que no, resulta que practico una compleja actitud respecto a los contenidos televisivos que tiene amplias repercusiones socioculturales. Tiene nombre en inglés, así que no puede ser una gilipollez sin más. Hatewatching. Literalmente significa “mirar con odio” o “mirar lo que se odia”. Consiste en ver los programas de televisión que no te gustan para después criticarlos en internet. Este movimiento cultural comenzó en Estados Unidos, principalmente en relación con determinadas series que despertaban atracción y rechazo a partes iguales -“Perdidos”, “Glee”, las últimas temporadas de “Cómo conocí a vuestra madre”-, pero después se ha extendido a otras partes del mundo y a otros géneros televisivos. Hay hatewatchers profesionales de “American Idol” o de “Jersey Shore”. Ver para criticar. Ver lo que no te gusta intencionadamente como manifestación existencial de compromiso alternativo contra el statu quo. Hasta ahora pensaba que era gilipollas, pero resulta que no. Soy un hatewatcher.

Por eso no me voy a perder la sección sobre moda y belleza que Chabelita Pantoja conducirá en el nuevo espacio “Cazamariposas” de la cadena... (a ver si la adivinan) ¡sí! Telecinco. No es por morbo, por unos niveles descomunales de mal gusto o por el efecto tardío de aquellas setas que me dieron a probar en California. Es una forma de compromiso social. Sobre su salto a la tele, dice la hermana de Kiko Rivera en una promo que ya rula por ahí “nunca me he planteado esto ni nada, y ahora que lo estoy conociendo me gusta porque me divierte haciéndolo. Me gusta hablarle a la gente y pues que vean cómo soy. Lo que me atrae es que me conozcan como soy y que pueda mostrarle a la gente mi personalidad y que no vean simplemente las imágenes, sino que me conozcan a mí como persona”. No me lo perderé. No soy gilipollas sino un activista social vanguardista. Soy un hatewatcher y tengo una misión.