02 agosto 2016

DIME QUÉ FUE DE MÍ


El verano es tiempo de encuentros y reencuentros. TVE lo sabe y por eso hace semanas que los lunes, a las tantas, La 1 emite “Dime qué fue de ti”, un nuevo programa de Teresa Viejo que va de encuentros y reencuentros. Aquí también lo sabemos, por eso proponemos no hacer caso a TVE ni a ninguna cadena, no ver tanta tele en verano para salir a ver qué emite la calle y poder encontrarnos y reencontrarnos con la realidad.

El encuentro con “Dime qué fue de ti” la noche de un lunes es un reencuentro con nuestro pasado. Pero con nuestro pasado en forma de “Quién sabe dónde”, de “Tengo una carta para ti”, de “Hay una cosa que te quiero decir” porque hace mucho que la tele no nos conecta con el mundo sino con la tele. El encuentro con la calle cualquier noche de verano sí que es un reencuentro con que lo que fuimos y lo que nos gustaría ser: un paseo cuando refresca, una charla con unos amigos, una cerveza en una terraza.
ec
En “Dime qué fue de ti” pudimos ver en la tele el encuentro entre Alexis y José, Rosa y María José, Martha y Joao, Pedro y Raquel, Carmen y Loli con Tamara, Julio y Eduardo, Rocío y Enrique… Parecen la realidad porque todos son personas de verdad. Pero todos tienen algo en común: aunque uno se quede todos los lunes por la noche viendo “Dime qué fue de ti”, ninguno de los “ti” de los que habla el programa se trata realmente de ti. Y si el “ti” de “Dime que fue de ti” nunca eres tú, lo mejor que puedes hacer es salir a la calle, darle una oportunidad a los encuentros y reencuentros de verdad dejando de interponer una pantalla entre ti mismo y la realidad.

Más extraña es esa nueva posibilidad que brinda un videojuego de salir a la calle a encontrar y reencontrar muñecos que solo están en otra pantalla, la del móvil. Pikachu, Charmander y Squirtle son realidad aumentada pero no son reales. El coche que te atropella, la piel de plátano que pisas y el sopapo que te pegas contra otros jugadores sí que lo son.