10 agosto 2016

JUEGOS (OLÍMPICOS) DE TRONO


‘Sillónbol’, modalidad quejica, versión despelleje. Así triunfa el seguimiento de la cobertura de TVE de los Juegos Olímpicos. Es fácil competir desde el sillón en el estadio virtual de las redes sociales. Mola tocar podio durante un segundo de gloria antes de que otros tuits sepulten el tuyo. Es así: los tuits están para batirlos.

Para unos TVE ya empezó patinando en la ceremonia de apertura al traducir el portugués de forma cutre. Para otros no puede ser que en el “TD-2” pille a Jesús Álvarez con micro abierto y solo diga “¿Qué haces, qué haces?”, perdiendo la ocasión de superar al “¡Pero esto qué es!” de Matías Prats. Hay quien pone el tuit en el cielo porque el “TD-1” emite un reportaje en catalán. Hay quien lo pone porque corta ese reportaje y Sergio Sauca pide disculpas como si un minuto de catalán fuera catalán tan fiero que en las noticias de TVE fuera delito. Eva Hache lamenta que los fallos en la web de TVE la tienen “fritita”. Aquí lamentamos que como TVE siga así el ‘sillónbol’ puede dar paso al ‘tronobol’.

La responsabilidad de TVE en estas olimpiadas es enorme. Felipe Borbón ya lo insinuó al despedir a los olímpicos españoles en el aeropuerto: “Os seguiremos con enorme interés y atención pegados a la tele”. Millones de españoles debemos conformarnos con seguir los Juegos por la tele desde el sillón, pero para un rey es nuevo tener que verlos desde el trono. No ir sin más, como hacemos todos, es menos traumático que no ir porque pierdes el pase VIP y todos los gastos pagados que precisas para hacer ese trabajo de rey que no gobierna, pero reina desde la tribuna de autoridades. Con un “¿Brasil? ¡Ya me gustaría! ¡Hay que adaptarse!”, Borbón repitió la indirecta en el palacio de Marivent al hacer su trabajo de posado ante la prensa de rey que no gobierna, pero reina de vacaciones con todos los gastos pagados.

TVE: aun sin “compi yogui”, el ‘tronobol’ tiene más peligro que el ‘sillónbol’. Esmérate, no vayas a terminar de estropearle al rey un verano que ya bastante fastidian esos políticos advenedizos que sí fueron elegidos en las urnas.