19 agosto 2016

EL JOVEN KOSTAS Y LOS TOMATES


La estupenda serie “El joven Montalvano” tomó el relevo de “Los pequeños asesinatos de Agatha Christie” en la programación de los domingos en La 2 y Sicilia ocupó el lugar de Francia, un comisario francés dejó paso a un subcomisario italiano y los crímenes salidos de la pluma de Agatha Christie cedieron su espacio a los crímenes imaginados por Andrea Camilleri. Si la serie “Comisario Montalvano” ya era buena y servía como contrapunto a la intensidad de series estadounidenses como “True Detective” o el abrumador despliegue visual de “CSI”, “El joven Montalvano” es, en su deliciosa sencillez, la prueba de que es posible hacer buena televisión a partir de buenos guiones y un personaje como el joven Montalvano, un subcomisario que no sólo trabaja sino que también vive en un pequeño pueblo de la montaña siciliana. Los que disfrutamos con “Las aventuras del joven Indiana Jones” y los que creemos que el miniepisodio protagonizado por el joven Indy (maravillosamente interpretado por River Phoenix) dentro de “Indiana Jones y la última cruzada” es de lo mejor de la saga protagonizada por nuestro arqueólogo favorito, estamos encantados con las aventuras del joven Montalvano. Por eso es justo y necesario que, después del joven Indy y el joven Montalvano, podamos disfrutar de las aventuras del joven Kostas Jaritos, el comisario ateniense creado por el escritor Petros Márkaris.

“El joven Kostas” podría centrarse en la vida del comisario antes de que la vida griega le convirtiera en el comisario Jaritos. ¿Cómo era aquella Atenas anterior a la dictadura de los coroneles, del ingreso de Grecia en la Unión Europea, de los Juegos Olímpicos y del desplome material y moral provocado por esta estafa a la que llamamos “crisis”? ¿Cómo sería la joven Adrianí, la esposa de Jaritos, esa mujer fuerte, con las ideas claras y que cocina como nadie los tomates rellenos? Un momento. A Montalvano le encanta la cocina y las novelas de Márkaris están llenas de descripciones de platos con nombres que estallan en la imaginación. ¿Qué les parece un programa de cocina con los platos favoritos de Montalvano y las mejores recetas de Adrianí? Asesinatos, croquetas de arroz y tomates rellenos. Tiembla, “MasterChef”.