06 agosto 2011

PIRAGÜISMO: DEPORTE DE COBRO

Si usted no sintoniza en su casa la TPA (Televisión del Principado de Asturias) porque, por ejemplo, no vive en Asturias, hoy no podrá ver la retransmisión del Descenso Internacional del Sella, la más importante carrera de piraguas de España y la más multitudinaria del mundo en su género, con mil piragüistas compitiendo simultáneamente ante un cuarto de millón de personas. No lo podrá ver en La 2, ni en Tododeporte, ni en Sportmanía, ni en Canal+ Deportes, ni en Eurosport, ni en Eurosport 2. Se fastidia.

Creíamos que hay dos formas de ver deporte en la tele: en abierto y de pago. En el deporte de pago una cadena hace un gasto tan grande que tiene que repercutirlo en sus espectadores, así que el que lo quiere ver, tiene que apencar. En el deporte en abierto, una cadena hace un gasto que no repercute a los telespectadores, sino que lo recupera con ingresos publicitarios, en imagen o lo asume porque ofrece un servicio público por tratarse de una cadena pública. Pues sepan que, además, existe el deporte de cobro.

Hasta hace unos años, La 2 retransmitió la prueba del Sella gracias a las gestiones del gran Emilio Llamedo y a que había que pagarles a tocateja hasta 170.000 euros por ofrecer ese servicio público. Ahora solo se puede ver en la TPA, que el año pasado cobró 93.000 € por ofrecer la carrera solo a los asturianos. Los demás españoles se tienen que aguantar y no pueden verla en la tele porque no se trata de deporte en abierto ni de pago, se trata de deporte de cobro. Es que hay dinero para lo que lo hay, pero no para difundir a nivel nacional una prueba minoritaria que sigue in situ un cuarto de un millón de personas de un deporte sin trascendencia en el que poseemos en activo más campeones del mundo y más laureados que, por ejemplo, el automovilismo, ese deporte de masas gracias al cual hay miles de niños españoles federados haciendo ejercicio cada día en pequeños clubs repartidos por toda la geografía nacional.