20 enero 2013

JUGUETES ROTOS EN PARO


Gracias a la educación hipnopédica recibida durante el sueño, todos los felices habitantes del mundo feliz de Aldous Huxley saben que si algo se rompe o estropea es mejor echarlo a la basura que repararlo. Los vestidos, por ejemplo.
- Tirarlos es mejor que remendarlos, tirarlos es mejor que remendarlos, tirarlos es mejor…

En los programas de telerrealidad se portan mejor con sus juguetes que Lelina Crown con su ropa. Ya están preparando la próxima edición de “Gran hermano” y solo se preocupan por gilipolleces como cambiar el ojo del logotipo o la grafía de la marca registrada. Están tranquilos porque saben que lo fundamental, la participación de concursantes con los que alimentar al monstruo, está garantizada. No es para menos: un juguete roto (por muy roto que esté y por muy mal que haya ido su carrera hacia la vacuidad de “la vida famosa es la vida mejor”) nunca se tira sin haberle echado al menos un par de remiendos en horario de máxima audiencia.

Cualquier aspirante a famoso del próximo “Gran hermano” sabe que nunca será olvidado con desconsideración. Cuando su breve fama haya terminado sin haber logrado consolidar una envidiable carrera como aguerrido contertulio en programas de cotilleos, como pizpireto presentador en el call TV de una cadena local o como heroico animal de feria en el circuito de discotecas de extrarradio, aún podrá volver a brillar una última vez. La telebasura no tira al vertedero sus juguetes rotos así como así. No sin antes haberles exprimido una última vez contando sus desgracias, no sin haber jugueteado una última vez con sus guiñapos, no sin permitirles que el brillo de la fama se refleje en su rostro por última vez antes de pudrirse en el olvido.

En un año tres exconcursantes de “Gran hermano” han contado sus cuitas económicas y personales a Telecinco. Si se calienta más la caldera, la ceniza puede volver a arder. Todos contentos: la cadena mueve sus turbinas y el juguete roto vuelve a casa caliente con un remiendo en el bolsillo. Los despedidos de Telemadrid no tendrán esa suerte.