30 enero 2013

KATE Y LA CULTURA CLÁSICA

Ya han conseguido que nos atiborremos de palomitas mientras vemos una película, celebramos Haloween con torpeza pero con el entusiasmo del converso, los hombres y mujeres del tiempo presentan la información meteorológica a la manera de Bill Murray en “Atrapado en el tiempo” y los equipos de baloncesto tienen cheerleaders, pero nunca lograrán que nos guste el fútbol americano. La mayoría de los europeos estamos de acuerdo con Leonard Hofstadter cuando dice en “Big Bang” que un partido de fútbol americano es incomprensible (a no ser que Sheldon nos explique las reglas), aburrido y, sobre todo, largo. El 3 de febrero se celebra la XLVII Súper Bowl (Canal +), y resulta que nadie habla de los 49ers de San Francisco ni de los Ravens de Baltimore porque todo el mundo habla de Alicia Keys, Beyoncé y Kate Upton. Ninguna de estas tres mujeres se gana la vida jugando a ese rugby raro.

Alicia cantará en la Súper Bowl el himno de los Estados Unidos, Beyoncé actuará en el intermedio y Kate protagonizará un esperadísimo anuncio de coches. Como el partido entre los robocops de San Francisco y de Baltimore es lo de menos, los “Mad men” del fútbol americano ya nos han vendido a Kate Upton como la “musa de la Súper Bowl”. ¿A qué musa se refieren? Kate Upton es una modelo que se ha hecho famosa anunciando trajes de baño y declarando que le gustaría tener unos senos más pequeños. Así que Kate no puede ser Clío, la musa de la historia. Ni Euterpe, la musa de la poesía lírica. Ni Talía, la musa de la comedia y de la poesía bucólica. Ni Melpómene, la musa de la tragedia. Ni Terpsícore, la musa de la danza y del canto coral. Ni Polimnia, la musa del canto hímnico. Ni Urania, la musa de la astronomía. Ni Calíope, la musa de la poesía épica. Kate sólo puede ser Erato, la musa de todo lo erótico. Eso quiere decir que no será Kate, sino los grandes pechos de Kate, quienes protagonicen en la Súper Bowl el anuncio del último modelo de Mercedes-Benz. ¿Entiende ahora, ministro Wert, por qué no está bien cargarse la cultura clásica? ¿No se da cuenta de que sin cultura clásica ni siquiera podemos entender a Kate Upton en la Súper Bowl?