17 junio 2013

LAS ANCHOAS DE LA IRA

Lo dijo Karl Marx, el único de los Hermanos Marx que nunca se dedicó a hacer reír: “La Historia siempre se repite dos veces, la primera como una tragedia, la segunda como una farsa”. La Gran Depresión de los años 30 produjo escritores lúcidos como John Steinbeck y novelas como “Las uvas de la ira”, en donde se narra el viaje de la familia Joad que la crisis económica obligó a hacer en aquel momento a tantos trabajadores norteamericanos hacia una ninguna parte californiana. El derrumbe de la arquitectura de especulación financiera mundial ocurrido a finales de la década pasada ha producido en países como España programas televisivos como “El gran debate”, cuyas farsas se apoyan fundamentalmente en los asuntos derivados del empobrecimiento de la población, protagonizados por working class heroes como Miguel Ángel Revilla. Sería triste si no fuera tan aterrador, sería aterrador si no fuera tan triste, el paralelismo entre “Las uvas de la ira” y “El gran debate”, John Steinbeck y Jordi González, Tom Joad y Miguel Ángel Revilla.

Tom Joad: “Estaré en todas partes. Donde mires, donde haya una pelea para que la gente hambrienta pueda comer, allí estaré. Donde haya un policía golpeando a un tío, allí estaré. Estaré en la forma como la gente grita cuando se muere de rabia, en la forma como los niños ríen cuando tienen hambre y saben que la cena está lista. Y cuando la gente coma lo que ha cultivado y viva en las casas que ha construido, allí también estaré”. Miguel Ángel Revilla: “Me he hecho un compromiso a mí mismo, el compromiso de no callarme ninguna injusticia que compruebe que es cierta, de convertirme en la voz de los que no tienen voz y denunciar todo aquello que otros no pueden denunciar. Siempre estoy con el humilde frente al poderoso, detesto al prepotente, detesto al que humilla y detesto al que roba”. El enésimo mitin chusco que Telecinco concedió anteayer a Revilla no va a ser el último. No soportaré otro más, a menos que Revilla hable conduciendo un camión destartalado por la Interestatal 5, la imagen sea en blanco y negro, y la entrevista la dirija John Ford.