13 junio 2013

TENEMOS LA TELE QUE MERECEMOS


Ah, la economía. La crítica de televisión no tiene páginas color salmón, pero debería. Hablar de audiencia es hablar de ingresos pero toca hablar de gastos. “En Mediaset somos los campeones del ahorro”, ha dicho estos días Paolo Vasile, gran jefe de la familia Mediaset, capital Telecinco. Esa es la manera de decir ahora que se hace buena televisión: que sale barata. Bienvenidos al otro extremo del péndulo de la calidad televisiva, a la nueva mentira que en vez de contar espectadores descuenta gastos.

En Grecia cierran la tele pública. Televisión cero a coste cero. Más barato, no se puede. La nada a precio de saldo, calidad garantizada. La tele perfecta es la tele que no existe, cuando es pública. Y habrá por aquí quien diga que deberían estar contentos. Pero yo no soy tonto y sospecho que los mismos que salen preocupados pidiendo austeridad y competitividad en el “Telediario”, salen después sonrientes en “Comando actualidad” como los clientes que mantienen boyante el mercado de productos de lujo a pesar de esta crisis que es una estafa.

La Fundación de las Cajas de Ahorros se queja de que la libre competencia entre empresas españolas y alemanas es un espejismo vistos los escandalosamente desiguales costes de financiación que soportan unas y otras. El libre mercado es muy bonito para crecer y multiplicarse, pero parir con dolor y nacer lastrado con el pecado original de créditos un 77 por ciento más caros solo te da libertad para el mal y el abaratamiento de costes.

Telecinco es líder en austeridad y competitividad. Modelo italiano de gestión germana en el mercado audiovisual español. Ya prepara una nueva versión de “Acorralados”, actor porno incluido. Horas y horas de televisión a precio de saldo. Los espectadores votaremos con el mando a distancia, pero no importa el resultado. La calidad es en televisión, como en todo, más cara. En Mediaset son los campeones de ahorro. Quien quiera calidad que la pague. Ellos no son tontos y dicen que tenemos la televisión que nos merecemos. Parece otra estafa, pero es la misma.