28 junio 2013

LOS MÉRITOS DE EDURNE URIARTE


La mitad de los programas que emite la tele obtiene una audiencia inferior a la media obtenida por la totalidad de los programas. No parece una exigencia exagerada pedirle que llegue al menos a esa media. Si no realiza este esfuerzo razonable debe dejar de cobrar. Similar medida propuso el ministro de Educación, José Ignacio Wert en “Los desayunos de RTVE” para aplicar a los estudiantes becados: si quieren cobrar deben alcanzar la nota media del conjunto de los estudiantes. Qué resultona es la meritocracia en manos de Procusto.

La mitad de los presentadores, iluminadores, documentalistas, maquilladores y directores que trabajan en la tele, presentan, iluminan, documentan, maquillan y dirigen en espacios que tienen un nivel de seguimiento inferior a la media del conjunto. Como los estudiantes que no llegan a la media, quizá estos profesionales no están bien encaminados y deberían estar haciendo otra cosa. No les pagan por salir en la tele sino por obtener audiencia.

La mitad de las cadenas de televisión tienen una audiencia inferior a la media de todas las cadenas de televisión; como no se esfuerzan, deberían dejar de cobrar, cerrar y dedicarse a otra cosa. La mitad de los programas de cualquier cadena alcanza un seguimiento inferior a la media de la cadena; están lastrando el trabajo de quienes sí se esfuerzan y están por encima de la media: fuera con ellos. Ningún estreno que no logre la media de la cadena debe continuar en antena; es más, debe ser eliminado de forma fulminante cualquier programa en cuanto una emisión suspenda y no alcance la media.

Barrida la mitad del panorama televisivo, la audiencia media subiría y se podría exigir un esfuerzo razonable a los supervivientes para que lograran esa nueva media o se dedicaran a otra cosa. De momento, podríamos empezar por conocer la audiencia que logró el martes la tertuliana Edurne Uriarte loando en “Los desayunos” la intervención de Wert (¡su marido!) en “Los desayunos” del día anterior. Así sabríamos que la contrataron por sus méritos y su esfuerzo. Es más, un seguimiento minuto a minuto de sus intervenciones demostraría sin duda que está por encima de todas las medias del programa, de la cadena y de la televisión mundial.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuerdo hace ya bastante tiempo una columna en la que ustedes cometen un error similar al que cometen en esta. Es un error bastante extendido y es la pregunta típica de profesor de Estadística para pillar a sus alumnos en un renuncio. Básicamente no es cierto algo como que la mitad de los programas tengas una audiencia inferior a la media, como no es cierto que la mitad de los alumnos tengan una nota inferior a la media del resultado de un examen: no resulta difícil verlo en un caso en el que el 90% de los alumnos saque un cero y un 10% saque un 10.

Y con respecto a este artículo un detalle que alguna vez me ha llamado la atención es cómo antes de que Wert fuera ministro la famosa era Edurne Uriarte y el era la 'pareja de' y ahora que él es Ministro ella ha pasado a ser la 'pareja de'. Cómo cambian las cosas, ejje.

Antonio Rico dijo...

Respecto a lo primero es cierto y está controlado, pero para evitar una redacción farragosa disparamos al bulto para cargar las tintas sobre el asunto de fondo: la injusticia que supone castigar a quien no alcanza la media. Y más si tenemos en cuenta que hay, en efecto, una forma más justa de fomentar la excelencia: premiar a quien sobrepasa la media pagándole más (en la tele ya se hace, pues que se haga lo mismo con las becas de estudio. Molaría, ¿eh?).

Respecto a lo segundo, aportas un detalle que plantea un bonito problema lógico: si en la cochera de los Wert-Uriarte apareciera un Jaguar gratis total, ¿cuál de los dos podría decir que no sabe nada y seguir con su carrera profesional como si nada, él o ella?

Anónimo dijo...

Es catedrática de Ciencia Política, estuvo metida en política en el País Vasco (PSC), ha colaborado en Foro Ermua y lleva opinando de política muchos años, antes incluso de llegar Zapatero, así que creo que tiene más méritos que muchos tertulianos y presentadores. Patinas en tu crítica a Edurne Uriarte. A propósito, ¿Ana Pastor está casada o soltera? Y si casada, ¿con quién? Espero que no con un íntimo amigo y consejero de algún ex presidente de Gobierno, pongamos por caso.