04 junio 2013

LOS MENSAJES EXTRATERRESTRES OCULTOS DE ANA PASTOR



La palabra “objetivo” reúne tantas y tan buenas acepciones aplicables al periodismo que llamar a un nuevo programa informativo “El objetivo” (noche de los domingos en laSexta) es un acierto. También lo es rescatar a Ana Pastor para el horario de máxima audiencia, buscar a un sustituto que no sea “Navy, investigación criminal” mientras Jordi Évole se va de vacaciones, y escenificar el traspaso de poderes con un encuentro previo entre la aspirante (que hace unos años era ya una periodista reconocida) y el actual campeón (que hace unos años era un cómico segundón de la órbita de Buenafuente menos popular que el Neng o Chikilicuatre). Pero…

Siempre hay un pero. “El objetivo” debería haberse estrenado con un capítulo de presentación que, como en algunas series, se llamara “Piloto”. Un capítulo que hiciera contrapeso a un planteamiento de programa excesivamente optimista: rigor, claridad, transparencia, verificación de los hechos según el género periodístico anglosajón del “Fact Check” para que el espectador saque sus propias conclusiones; información, no opinión; datos, no ideología; analistas, no tertulianos. En el “Piloto” Pastor debería mostrarse menos optimista e ingenua señalando que los hechos son inseparables de las interpretaciones, que con los hechos también puede hacerse trampa pues sobre cualquiera de los infinitos temas a los que dedicar un programa existen infinitos datos, pero entre ellos se seleccionan algunos temas y hechos (y no otros) según criterios que habría que confesar y explicar.

Los “piramidiotas” escogen la pirámide de Keops y de ella seleccionan los datos y números que necesitan para justificar su creencia en mensajes extraterrestres ocultos; pero del Partenón no dicen ni pío. El Banco de España escoge el salario mínimo y se fija en que si bajara o desapareciera mejoraría la economía, pero de lo bueno que sería establecer un salario máximo para sus sueldazos o de lo que mejoraría la economía si fuera “solo” el óctuple del salario mínimo no dicen nada. ¿Qué mensaje secreto ocultará esta selección de hechos y datos?

2 comentarios:

Manuel Tirado dijo...

Teleindignados http://histericapeninsula.blogspot.com.es/2013/06/teleindignados.html

Alberto Secades dijo...

No todas las acepciones del término objetivo son buenas: cuando significa "en el punto de mira" y esa persona no alberga buenas intenciones, yo preferiría no estar en el visor.