07 noviembre 2013

70s ARE THE NEW 20s

Si en verdad el rock no tuviera edad, entonces no se haría un reality en el que un grupo de quince setentañeros se reúnen para demostrar que el rock no tiene edad. Estamos ante uno de esos fenómenos curiosos que llevan dos mil quinientos años haciendo las delicias de los aficionados a la lógica: en ocasiones la principal prueba de que una idea es falsa es que ha sido propuesta como verdadera. Como el clásico “yo miento siempre” o el más actual “todo es relativo”. Si yo miento siempre, entonces miento también cuando digo que miento. Si todo es relativo, entonces es relativo que todo sea relativo. Melendi presenta un reality en donde la idea principal es vincular el rock y la edad para demostrar que el rock no tiene nada que ver con la edad.

Y es una pena, porque en verdad es verdad que el rock no tiene que ver con la edad. Con lo que sí tiene mucho que ver el rock es con el rock. Y si la troupe extragaláctica que reunió “Generación rock” está tan alejada de los cien mil hijos de Elvis Presley no es por los setenta años que todos han cumplido ya, sino porque ninguno de los quince se interesó jamás por este tipo de canciones. Hace gracia ver la forma en cómo Francisco ataca “A quién le importa”, de Alaska (¿esto no era “generación rock”?), pero no por su edad, sino por el espíritu de “La del manojo de rosas” con que lo hace. Hace gracia que Teófila no sepa pronunciar Melendi y le esté llamando “Menéndez” todo el rato, pero no por sus 80 tacos ya cumplidos, sino por lo curioso que resulta que en la televisión actual aparezca alguien que no conozca al ovetense songwriter.

Cojan a Bob Dylan (72), Paul Simon (72), B.B. King (88), Keith Richards (un mes para los 70), Chuck Berry (87), Jerry Lee Lewis (78), Neil Young (67), John Fogerty (68). Y dejemos que Melendi les informe de que para la semana siguiente han de preparar “A quién le importa”. Eso sí que nos iba a hacer gracia. Escuchen “New”, el dignísimo nuevo disco de Paul McCartney (71). Eso sí que es la prueba de que el rock no tiene edad.