14 noviembre 2013

CÁSATE Y SÉ SUMISA


Casada o no, lo importante es saber si Raquel Martínez es sumisa. Y parece que la presentadora del “Telediario” de La 1 durante los fines de semana lo es. Si se casa o no es cosa suya, lo que a los espectadores nos afecta -y a unos cuantos nos fastidia- es que predique la sumisión y la practique. Como hizo en la segunda edición del “Telediario” del domingo pasado. No diré -ni hemos de decir- “la señorita”: no hay por qué marcar el estado civil de la mujer si no se hace con el hombre; por eso diré que la señora Martínez publicitó un libro (entre los miles que se editan) tal que así: “Cásate y sé sumisa es el título de un libro que ha editado Nuevo Inicio, la editorial presidida por el Arzobispado de Granada. La autora es la escritora italiana Constanza Miriano, y en el texto enseña a la mujer, textualmente, en la obediencia leal y generosa a la sumisión. La autora, casada y sumisa según la propia editorial, afirma que ahora es el momento de aprender la sumisión para poder ser feliz incluso con tu marido. El libro de la autora italiana se ha convertido en un best-seller en Italia”.

Ni una crítica. Ni un pero. Ni una leve advertencia de lo retrógrado, machista, insultante, repleto de prejuicios y falso que es el contenido del libro. Sumisión absoluta. Ofreció imágenes de la web de la editorial (con la valiosa opción “Distribución/venta” a la vista), pero a pesar de lo importante que es mejorar la competencia lectora de nuestros compatriotas para mejorar la dichosa “Marca España”, Martínez no advirtió de que debemos andar con cuidado porque la web está repleta de faltas de ortografía.

La señora debería aprender de su compañera Pilar García Muñiz, que en el “Telediario” de anteayer denunció lo mal que tratan a la mujer en Egipto y, por si no quedaba claro, sobreimpresionó este texto: “No es país para mujeres”. Martínez debería haberse rebelado y sobreimpresionar este otro: “No es país para mujeres ninguno –sea Egipto, España o el Vaticano- en el que se les inculca que la felicidad pasa por casarse y ser sumisas”.