08 noviembre 2013

LOSE-LOSE SITUATION


No, en serio, imaginad que tuvierais que elegir. El otro día Leticia Ortiz, princesa de España, y Belén Esteban, princesa del pueblo, coincidieron con motivo de un... no sé, un algo de éstos en los que se junta mucha gente diversa. Se miraron, se sonrieron, se saludaron, se besaron. Las cámaras pillaron el momento, y las redes se llenaron ipso facto de imágenes que, sin Wyoming ni photoshop mediante, mostraban a Esteban y Ortiz en feliz contacto. Claro, a cualquier persona medianamente inquieta le habrá surgido la misma pregunta que a mí: ¿cuál preferimos? ¿con cuál nos quedamos? No vale, que os conozco, salirse por la tangente: “Ay, yo a ninguna de las dos”, “ay, para mí son lo mismo”, “ay, yo si tengo que elegir una princesa me quedo con la calle Princesa, de Madrid, que hay una hamburguesería cojonuda”. Hay que elegir. Alguien os ha puesto una pistola en la cabeza, -por ejemplo, Majid Javadi, el de la T3 de “Homeland”-, y os obliga a que digáis si preferís a la princesa de España o a la princesa del pueblo.

¿Preferir para qué? Buena pregunta. Preferir para que sea el modelo social más influyente para las generaciones venideras. Preferir como ejemplo educativo de valores, como paradigma del tipo de persona que deseamos para construir nuestra sociedad ideal. Preferir para colgar su retrato en las escuelas. Leticia Ortiz o Belén Esteban. Sólo es un juego, y en este juego no hay término medio, terceras opciones o abstenciones. O pertenecer a la más alta aristocracia -con toda la indecencia moral que eso supone- o encabezar la telebasura más frívola y sexista -con toda la indecencia moral que eso supone-. Es una lose-lose situation, una elección en donde ambas alternativas te hacen perder, y no puedes dejar de elegir. Conservadurismo y atraso histórico contra conservadurismo y atraso histórico. Ortiz y Esteban se encuentran y la sociedad española se estremece por el vértigo de la decisión más estúpida, innecesaria e inescapable que jamás ha tomado. Venga. Hay que elegir. Hay que elegir ya. ¿A quién elegís?