19 noviembre 2013

LEY DE TRANSPARENCIA


Exijo (y mira que yo soy poco de exigir) que se hagan públicos los criterios de selección de los casos que aparecen en “Entre todos”. Es obvio. Elemental. “Entre todos” es el charity show que TVE programa a diario a la hora de la sobremesa, en donde se presentan personas que están atravesando momentos personales durísimos, básicamente por motivos económicos, en busca de la ayuda que puedan obtener de la audiencia conmovida. Al pie de la pantalla se muestran dos teléfonos: uno para ofrecer dinero a las personas necesitadas, otro para solicitar recibir ayuda en programas futuros. “Entre todos” es un servicio que ofrece una televisión pública pagada con dinero público. Cuesta hacer cada programa más de lo que se recauda para ayudar a los diferentes casos que se exponen. Previsiblemente, las peticiones de ayuda superarán con mucho las situaciones extremas diarias que el espacio intenta resolver. ¿Quién y cómo se elije a qué personas se ayuda y a cuáles no?

Porque sería gravísimo (pero gravísimo de toda gravedad) que esta ayuda dependiera de criterios arbitrarios, ajenos a los principios de igualdad que han de guiar cualquier intervención pública. Sería para que dimitiera hasta el Hombre del Tiempo que, por ejemplo, se eligiera un caso u otro en función de la accesibilidad de las cámaras, de la mejor o peor presencia en pantalla y competencia verbal de la persona que pide la ayuda, o de la intensidad del impacto que la terrible historia que se nos va a contar vaya a provocar en el espectador. Se ha de explicar a la audiencia contribuyente con qué criterios objetivos se evalúan las peticiones de ayuda para que finalmente se decida atender a la señora de Burgos con cáncer y un hijo minusválido y no a la pareja de jubilados de Alicante que necesitan sendas sillas de ruedas nuevas. TVE no es una ONG ni una televisión privada, y “Entre todos” (aunque el tono y el lenguaje corporal de la presentadora lo indique) no es un concurso de entretenimiento. La futura ley de transparencia debería también ocuparse de esto.