02 noviembre 2013

LOS COACHES Y LA VERGÜENZA


David Bisbal reúne a todos los miembros de su equipo para iniciar el trabajo que convertirá a uno de ellos en el ganador de “La voz”. Pero antes entrega a cada uno una pequeña caja asegurando que dentro de ella podrán encontrar lo que necesitan para convertirse en auténticos artistas. Los chicos toman ilusionados su caja y la abren. Para su sorpresa, la caja está vacía. Bisbal les explica que, en efecto, la caja está vacía porque ellos ya llevan en su interior a un auténtico artista, no necesitan nada más, sólo tienen que dejarlo salir. Antonio Orozco reúne a todos los miembros de su equipo para iniciar el trabajo que convertirá a uno de ellos en el ganador de “La voz”. Pero antes les reparte unas pizarras y les pide que escriban en ellas la característica que les hace diferentes, ese rasgo que sólo ellos poseen. Los chicos escriben cosas como “emoción”, “intensidad”, uno escribe “soy distinto”. Orozco les dice que ganarán “La voz” si son capaces de potenciar al máximo esa característica que les hace únicos. Malú reúne a todos los miembros de su equipo para iniciar el trabajo que convertirá a uno de ellos en el ganador de “La voz”. Pero antes quiere que los chicos se miren al espejo, y entrega a todos uno pequeño de mano indicándoles que se miren en él. “¿Qué veis?”, les pregunta Malú, “porque quiero que cada uno de vosotros estéis ahora viendo a un artista. Si no veis a un gran artista en el espejo no vais a poder triunfar en el mundo de la canción”. Rosario reúne a todos los miembros de su equipo para iniciar el trabajo que convertirá a uno de ellos en el ganador de “La voz”. Pero antes reparte unos cuadernos y unos rotuladores entre los chicos, y les pide que escriban en una de sus hojas sus mayores miedos. A continuación, Rosario les ordena que arranquen esa hoja y, uno por uno, vayan tirándolas a una papelera colocada en el centro del grupo a tal efecto. Ahora ya se han librado de sus miedos para siempre, ahora ya están preparados para conseguir el éxito.

De verdad, ¿no hay ni un solo coach al que le dé algo de vergüenza hacer estas majaderías?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues sabes lo que a mí me da vergüenza? el papel tan inútil de los críticos. Quién necesita que le digan lo que le tiene que gustar o no? Tu criterio no es más válido que el de los demás. Haz ALGO por tí mismo y ya consideraremos cada uno si nos gusta o no. Pero criticar lo que HACEN los demás, es hacer NADA.

Anónimo dijo...

El anónimo del comentario es o David Bisbal, Antonio Orozco, Malu o bien Rosario. Hagan sus apuestas.

Anónimo dijo...

Quiero dar mi opinión: a mí me parece fatal que los críticos hagan crítica. ¿Quiénes son ellos para andar dando su opinión? Yo lo critico.

Anónimo dijo...

Criticais a Antonio Rico por criticar. Halabalusa

Anónimo dijo...

El señor Rico es muy criticable por su mal gusto demostrado al ver tantísimas horas de tele 5 y tele 4, ¡qué le vamos a hacer!. Pero escribe como los antiguos, es un placer enorme el leerle.
¡Que nos dure muchos post!.
Jesús.

Anónimo dijo...

Vale vale, pero estas majaderías es las que quiere la gente comprar.

Con esto del coaching a los psicólogos se nos ha ido una fuente de trabajo tannn grandeee (moralmente un poco dudosa, pero fuente de ingresos al fin y al cabo) y ahora nos tenemos que conformar con reivindicar el plus añadido de "Coaching, sí, pero psicólogo también". Lamentable