19 julio 2014

A DIOS NO LE GUSTA 13TV

A Dios no le gusta 13tv. O, al menos, 13tv no les gusta a los que aseguran saber qué cosas le gustan o no a Dios. Es complicado saber qué cosas le gustan a Dios dado lo reservado que siempre se ha mostrado a la hora de hablar en público, pero ese carácter levemente asocial se compensa con la legión de ayudas de cámara que aseguran ser sus portavoces y a los que les encanta aparecer ante los medios para hacer llegar a la feligresía las opiniones de la divinidad. Y éstos, los obispos, los que saben qué cosas le gustan a Dios y cuáles no, andan muy enfadados porque entienden que la cadena de la Conferencia Episcopal no transmite el mensaje evangélico al haberse convertido en el canal oficial del Partido Popular más cercano a la ultraderecha. Hay ruido de sotanas por los pasillos de la COPE y de 13tv. A ellos no les gusta el uso médico de las células madre, la promoción del preservativo en África y que las tertulias de “El cascabel” cuenten con un porcentaje de ultraconservadores que convierte al Palmar de Troya en el Woodstock de 1969. Y no es que no les gusta porque no les guste. Es que no les gusta porque no le gusta a Dios.

El hermano Andrés nos aseguraba de pequeños que cada pecado que cometíamos era un clavo que le clavabamos a Jesús en la cruz. 13tv se ha convertido en una ferretería industrial, y tras cada Cascabel con Antonio Rojo, Hermann Terstch y Carmen Tomás la cruz parece más de hierro que de madera. Tantos clavos le ponen a Jesús en la cadena de los obispos que no es de extrañar que Francisco -que, a ver, no es Jesús, pero tiene ese puntito- se haya ido a Cuatro a conceder su primera entrevista en una cadena española antes que ir al canal que reza el ángelus todas las mañanas a mediodía. ¡Con lo que me aliviaba ante mi más que probable condenación saber que al menos no tendría que volver a aguantar a Carlos Cuesta, y ahora resulta que dentro de unas décadas Isabel Durán presentará “La marimorena” durante el verano desde el mismísimo infierno!.

2 comentarios:

elmudo dijo...

Estimado don Antonio Rico: Aparte de extrañarme por la falta de comentarios a su bonísimo artículo, quisiera manifestarle -refiriéndome a su autopresentación personal- que, siendo Dios tres personas a la vez, y siendo el hombre creado a imagen y semejanza de Dios, el hombre ha sido tres personas a la vez desde el instante mismo de su creación.
Atentamente.

Anónimo dijo...

No eran dos personas y una paloma? Creo recordar algo parecido