01 julio 2014

PATROCINIO Y LATROCINIO


(Nota previa: la entrada de hoy trata sobre el "patrocinio cultural" que realizan marcas comerciales en relación a programas de la televisión pública desde la desaparición de la publicidad en RTVE. No tiene nada que ver con el latrocinio. Lo que pasa es que el juego de palabras me pareció irresistible y no vencí la tentación de colocarlo en el título).

No lo entiendo. Cuando Burgo de Arias inserta un anuncio de su queso fresco entre dos programas de Antena 3 está haciendo publicidad. Pero cuando Burgo de Arias inserta el mismo anuncio de su queso fresco entre dos programas de La 1 lo que hace es “patrocinio cultural” del programa Masterchef -aunque el spot de queso no aparezca previamente a la emisión del show culinario, sino posteriormente a la emisión de una promo de tal programa-. Las imágenes son las mismas, pero el género televisivo difiere en función de la cadena en la que se emiten. Cuando Carolina Herrera coloca un anuncio en el que promociona sus logotipos -CH no vende bolsos ni perfumes con su logotipo, sino que vende logotipos situados en bolsos o perfumes- en Telecinco el spot funciona como un spot publicitario. Pero el mismo anuncio emitido por La 2 se convierte gracias a la mano invisible del libre mercado en un spot patrocinador cultural.

Como sabemos, desde 2010 nuestra televisión pública no interrumpe sus espacios ni emite publicidad -Radio Nacional de España y el Boletín Oficial del Estado tampoco la han incluido nunca-. Y, sin embargo, desde dicha fecha diferentes marcas comerciales han mostrado una inédita vocación cultural queriendo ofrecer su apoyo económico a diferentes programas de la cadena, al cual TVE responde con una cortesía elemental reconociendo tal patrocinio con la emisión de los anuncios comerciales de dichas marcas. En 2012 La 1 empleó 68 horas en informar así de los patrocinios culturales de 28 marcas. En 2013 subieron a 76 las horas empleadas para el mismo reconocimiento en relación a 46 marcas.

La Real Academia reconoce un único significado a “patrocinio”, consistente en “amparo, protección, auxilio”. No está claro quién ampara, protege y auxilia a quién. ¿Un perfume de Carolina Herrera, un queso de Burgo de Arias, incluirán en alguna parte de sus envases el mensaje de que RTVE los patrocina? Culturalmente, claro.

1 comentario:

Alberto Secades dijo...

Yo creo que tve patrocina a las marcas para que luego puedan anunciarse en otras cadenas. Tan sencillo como un queso.