02 julio 2014

¡BEATRIZ MONTAÑEZ, READMISIÓN!


Wyoming se pasó despidiendo a Beatriz Montañez de “El intermedio” hace año y medio. Acabó con ella y con su carrera. Y si no fue él quien lo hizo, quien fuera: el director del programa, el jefe de la cadena o la junta de accionistas. Primero la tuvieron durante cinco años levantando desde abajo un programa desconocido en una cadena nueva (tan cutre que con la monserga de “Antenízate” parecía la versión triste de aquel anuncio en blanco y negro en el que Miguel Gila decía “Filomatic”). Y luego, cuando los números empezaban a salir, la despidieron. El día del adiós hicieron un poco de paripé cantándole en el plató “Por qué te vas” para que diera la impresión de que se iba ella porque quería, pero eso no se lo traga nadie. Y ella, claro, para no quedar mal hizo como que se iba por propia voluntad con la excusa de que había perdido la ilusión tras cinco años de rutina. Blablablá. Si se hubiera ido por propia voluntad ya habría vuelto diciendo “¡Perdón, perdón, perdón!” como hizo Ned Flanders el día que se enfadó con su amiguito Dios porque había muerto su esposa Maude. Nadie en su sano juicio se va de “El intermedio” para hacer el carrerón que Montañez hizo después.

Al año siguiente, la chica se presentó y fue rechazada como copresentadora de “Splash! Famosos al agua”. Reapareció en la tele como secundaria de Jordi González en los estertores de “El gran debate”, aquel intento fallido de mantener viva “La noria” con otro nombre. Ahora, quien había dicho “No me iré con Vasile, ni a otro programa” deambula sin rumbo por “Hable con ellas”. El otro día intentó (sin éxito) mantener la dignidad mientras entrevistaba al yerno de la Pantoja: “¿Te lo ha comentado IsabelChabeliChabelita?”, preguntó ella titubeante. Isa, corrigió él. “Esto es nuevo para mí. Perdona, que no sé los nombres”, se defendió ella. Viendo la sonrisa forzada y las vueltas del bolígrafo en sus manos nerviosas quedó claro que estaba ahí porque la echaron de “El intermedio”. O eso o es que la chica es tonta. Pero tonta, tonta.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Si a eso le sumas la apuesta de los mil euros con Bertin Osborne, esta chica o ha perdido el norte, o nunca lo tuvo.