06 julio 2014

"¿QUÉ TENGO?". "¡DEMANDA!"


La pizpireta telepredicadora Toñi Moreno oficia en “Entre todos” su alegre ceremonia petitoria. Sabe mover al público y darle lo que más le gusta.
        “¿Qué tengo?”
         “¡Demanda!”
Estallan los aplausos. La felicidad de Moreno es tal que la sonrisa no le cabe en la cara, en el plató, en el mundo entero. Desde que comenzó su labor de caridad audiovisual había tenido que soportar muchas críticas. Quienes cuestionaron que estaba reventando la labor seria y profesional de los trabajadores sociales, que el coste del programa era vergonzosamente mayor que el dinero recaudado, que debía dar ejemplo repartiendo con quien lo necesita su elevadísimo sueldo, que estaba poniendo parches que sustituían la equidad por la limosna, tendrían ahora que envainársela y reconocer la importante labor que desarrolla “Entre todos” ayudando a los más necesitados gracias a que la Justicia hacía, al fin, justicia.

En efecto, el Ministerio Fiscal acaba de presentar una demanda contra el programa, contra su productora y contra RTVE que va a tapar muchas bocas. La Fiscalía ha dado a Moreno la inmensa alegría de pedir para un menor discapacitado una indemnización de 15.000 euros por daños y perjuicios; un dinero que, si hay suerte y la demanda prospera, se sumará a las insuficientes y humillantes limosnas que el programa recaudó para él en su día. Y todo gracias a que, según la Fiscalía, “Entre todos” aludió a datos sensibles de la vida personal y familiar del niño, enfatizó su discapacidad “con fines conmiserativos” y mendicantes, resultando, además, fácil su identificación. Para rematar, no mostró la discapacidad de forma integradora, sino que cayó “de lleno en la óptica caritativo/paternalista de la desgracia familiar, enfatizando negativamente la discapacidad”.

Solo hace falta ya que “Entre todos” siga haciendo así de bien su trabajo, que la demanda sea la primera de un montón que vendrán después, y que, en adelante, cuando Moreno pregunte ilusionada “¿Qué tengo?” la respuesta deje de ser “¡Llamada!” –limosna–, y empiece a ser “¡Demanda!” –justicia–.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sería tan hermoso...

Anónimo dijo...

con tanta ironía he estado un rato tratando de discernir si se criticaba al programa o se le defendía. un poquito de castellano transparente, que ya somos adultos para tener nuestra propia opinión sin que se nos empuje.

Davanthrax Aniki dijo...

El caso es que TVE es una empresa pública y si TVE pierde una demanda... pues que la pagamos todos... y así con todo en este país...

Todo lo que de dinero PRIVATIZADO...
Y lo que da gasto PARA EL PUEBLO...

Vergüenza me da...