15 julio 2014

VERANO AZUL 2014

Javi se sentó en el despacho de Bea y esperó a que la abogada volviera de acompañar al ascensor al anterior encausado. Fue sólo un instante. Bea entró desde detrás de Javi, rodeó la mesa y nada más sentarse abrió el expediente para dar sensación de diligencia. La cortesía obligaba a mirarse aunque sólo fuera un segundo, y ésa fue su intención: levantó la vista de la carpeta para establecer contacto con el encausado que se sentaba enfrente, pero la impresión que le produjo el rostro que vio impidió que los ojos volvieran rápidamente a los papeles. Javi se encontraba de muy mal humor esa mañana. En verdad, se encontraba de muy mal humor desde que tres meses atrás su empresa apareció en la lista de entidades que habían cobrado fraudulentamente dinero que la Junta de Andalucía destinaba a los ERE. No esperaba encontrarse con Bea como una de las letradas que formaba parte de la instrucción del caso para la jueza Alaya. Pero se estaban mirando. Él la reconoció y dudó si ella le había reconocido a él o no. Ella le reconoció, y dudó si él la había reconocido a ella o no. Continuaron mirándose de la forma más inexpresiva posible.

Fueron dos segundos -como mucho, tres- interminables. No se habían vuelto a ver nunca desde aquel verano en Nerja, hacía ya más de treinta años. Javi valoró si desvelar su vieja amistad podría traerle alguna ventaja, pero la pereza que le daba fingir una agradable sorpresa y la nadería en la que el paso de los años había convertido aquel verano le echaron para atrás. Bea tenía otras cuatro declaraciones que tomar esa misma mañana, el caso de los ERE le estaba dando un cierto prestigio entre sus colegas y no quería que inesperadamente se mezclasen compromisos personales que le daban completamente de lado. Fue Bea la primera que bajó la mirada y Javi el primero que habló: “Cuando quiera podemos empezar”. Durante casi una hora hablaron con extrema frialdad, fingiendo no reconocerse, cruzándose el mínimo de miradas que la buena educación exigía. Al término, Javi se marchó y Bea no le acompañó al ascensor. En este momento comienza la cabecera del primer capítulo de "Verano azul 2014" al estilo de la de "True detective".