04 julio 2014

DEPARDIEU PAGA EL IVA


España va como Dios. Al fin tenemos dinero gracias a que se toman medidas eficaces y rotundas contra el fraude fiscal. Nada de perseguir a las familias poderosas y las grandes empresas donde se esconden las mayores bolsas de fraude. Ese procedimiento anticuado y nada popular solo genera desconfianza entre los ricos y desmoraliza a los pobres que madrugan para hacerse ricos trabajando. La Agencia Tributaria está emitiendo unos anuncios en la tele que, porque soy un vulgar plebeyo, que si no diría que me llenan de orgullo y satisfacción. Y, conociendo a Cristóbal Montoro, seguro que ha tomado las medidas necesarias para que todo salga bien y el dinero fluya a las arcas del Estado:

Primero, Montoro optó por rodar los anuncios con actores patriotas, de los que pagan a Hacienda; no de esos que son como Depardieu, traidores y vagos cazasubvenciones. Y, segundo, todas las obras que hubo que hacer para preparar los rodajes de los anuncios, así como los materiales que hubo que comprar, se pagaron sin recurrir al método que usan ciertas agrupaciones y partidos políticos que abonan sus obras con dinero negro, no cotizan el IVA y llevan doble contabilidad. Por eso esta campaña se completará próximamente con otros anuncios en los que se enseñarán las declaraciones de la renta de los actores y las facturas de todos los gastos de rodaje. Al verlas, con los ojos llorosos, los españoles empezaremos a imitar los anuncios diciéndonos unos a otros sin que no dé la risa que tenemos que portarnos bien, que debemos pagar todo por lo legal, que si no las escuelas y hospitales que no cerraron gracias al genio que cerró la televisión valenciana tendrán que cerrar porque usted repara el coche sin pagar IVA.

La apoteosis llegará cuando, ya resueltos los pequeños chanchullos, Hacienda deje de tocarnos las narices y culmine la campaña con anuncios en los que se hable de amnistía fiscal para traer contentos a esos señorones que defraudan millones y son los verdaderos responsables de que España vaya de culo.