16 agosto 2014

EL BOSÓN DE HOMER



Se ha anunciado en la última Comic-Con, celebrada en San Diego hace escasas semanas, que en septiembre todos los aficionados a las series de televisión asistirán al acontecimiento planetario del milenio, al emitirse por la cadena FOX un cross-over entre “Los Simpsons” y “Padre de familia” en el que los Griffin llega hasta el pueblo de Springfield y sufren todo tipo de encuentros y fricciones con los Simpson. Desde el primer momento la noticia fue recibida con júbilo y alborozo por parte de los seguidores de ambas ficciones, especialmente a partir del momento en el que se supo que este capítulo histórico de la serie de dibujos animados más famosa de todos los tiempos es en verdad un experimento de física televisiva subatómica que podrá resolver cuestiones conceptuales de televisión cuántica que vienen discutiéndose desde hace décadas.

El modelo es el Gran Colisionador de Hadrones ubicado en Suiza, que busca encontrar los componentes últimos de la materia acelerando partículas subatómicas a velocidades cercanas a la de la luz y haciéndolas chocar para poder registrar qué clase de subpartículas se obtienen. De la misma manera, el catedrático en Física Televisiva Richard Feynman lleva varios años intentando convencer a la FOX para que junte a sus dos personajes más atómicos, los acelere y los haga chocar en un capítulo de televisión, a sabiendas de que el estudio de tal colisión dará lugar a información valiosísima acerca de la composición más elemental de los personajes televisivos.

Y finalmente la FOX ha accedido. Tal como se ve en el trailer que se exhibió en la Comic-Con, el choque entre Homer Simpson y Peter Griffin será de una intensidad inusitada y provocará la liberación de cantidades de energía difícilmente manejables. Ya hay quien ha advertido de la posibilidad de formación de un agujero negro en el preciso instante en el que ambas barrigas entren en contacto, aunque Feynman ha descartado tal eventualidad. Él sabe que está en juego algo mucho más importante que un agujero negro. Se trata de aislar la partícula del Dios de las Televisiones. Se trata de capturar el bosón de Homer.