19 agosto 2014

LA BOTELLA DE AGUA Y EL AMOR


Se coló una botella de agua moderna en la fotografía oficial de promoción de la quinta temporada de “Downton Abbey”. Entre jarrones antiguos, al lado de un marco dorado y encima de una chimenea de mármol aparece uno de los objetos más representativos de la era del plástico: la botellita de treinta y tres centilitros, transparente, rodeada por su etiqueta a media altura y coronada por su taponcito azul. Lord Gratham y su hija Edith posan exhibiendo la dignidad de su condición social, pero a su derecha se cuela el siglo XXI de forma insolente. Esa botella lo cambia todo. Evidentemente la productora ITV ha retirado la foto de la campaña promocional de la nueva temporada. Evidentemente no ha servido para nada y esa foto con esa botella ha sido uno de los trending topics más difundidos por todo el planeta en los últimos días.

A la gente le hacen gracia los anacronismos siempre que sean de objetos. No pasa nada si los anacronismos tienen que ver con emociones, con actitudes o con formas de ser. Sybill Gratham, la hija pequeña de la dinastía, puede mostrar comportamientos inimaginables en un miembro de la nobleza de hace cien años sin que las redes comenten entre risas que en medio del guión de la T3 se ha colado una actitud que sólo comenzó a partir de la aparición de la sociedad opulenta basada en los medios de comunicación posterior a los años 50. Sarah O’Brien puede estar perfectamente dibujada en el argumento y sus líneas de diálogo, y si de pronto aparece un detalle de maldad demasiado sofisticado como para haber ocurrido en un mundo que aún no había perdido la inocencia del todo la productora ITV no retira la escena y pide disculpas por el gazapo.

Conocemos el carácter efímero de los objetos que nos rodean, mientras que creemos perpetuas las pasiones en las que ardemos. Pero todo es social, tanto la botella de agua como el amor romántico. Vivimos en el tiempo y la cultura. Pensamos que dentro del disfraz hay algo verdadero, cuando dentro del disfraz sólo hay otro, y dentro de éste, otro y otro y otro.