21 agosto 2014

EL RETO DEL AGUA HELADA


Gracias, telespectadores. Gracias a todos. Gracias por vuestro apoyo desinteresado a la lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Sin vuestra colaboración, la actual campaña del cubo de agua helada no habría sido posible: no habría tenido el seguimiento de todos los famosos que se están sumando a ella, no se habría difundido como lo está haciendo por todo el mundo, no habría tenido la repercusión mediática que está obteniendo en todas las cadenas, y, sobre todo, no habría recaudado tanto dinero para luchar contra esta terrible enfermedad.

Todos vosotros habéis aceptado, generosos y desinteresados, el reto: ver cómo un montón de famosos se tira por encima un cubo de agua helada. Ver a tantos tíos y tías, uno detrás de otro, tirarse agua todo el rato es un coñazo, para qué nos vamos a engañar; pero había que hacerlo y habéis cumplido como unos campeones. Sin espectadores como vosotros viendo la tontería, solo cuatro gatos se habrían sumado a la iniciativa contra la ELA. En su casa y sin cámaras, se tirarían el agua helada, harían un donativo, avisarían a otros tres para que hicieran lo mismo, y la cosa moriría a los dos días. Es vuestra mirada, vuestra atención, la que ha logrado que eso no ocurriera, la que ha conseguido que esta campaña haya sido un éxito. Parece que son muchas las personas dispuestas a hacer donativos con tal de que otras las vean enfrentarse a retos tontorrones con una pose guay. Vosotros habéis aceptado el ingrato papel de espectadores altruistas, por lo que merecéis este reconocimiento.

Solo me queda pediros que aguantéis un poco más para que la iniciativa se mantenga y, así, la recaudación crezca. Si vuestros amigos empiezan a imitar a los famosos, ya sabéis: a mirar sus vídeos, que de eso se trata. Y si, tras la inmensa labor recaudatoria que habéis desarrollado, además queréis dar vuestro propio donativo, os recuerdo que podéis hacerlo sin falta de enviar ningún vídeo chorras a nadie.